Las 19 sucursales de Cajasol en la región adoptarán la marca Caja Guadalajara
El presidente Barreda durante la reunión mantenida ayer con el presidente de Cajasol, Antonio Pulido, y el de Caja Guadalajara, José Luis Ros/EFE
Actualizado Miércoles , 03-02-10 a las 12 : 46
Las 19 oficinas que actualmente tiene la entidad de ahorro andaluza Cajasol en Castilla-La Mancha (11 en la provincia de Ciudad Real, 3 en Toledo, 2 en Albacete, 1 en Cuenca y 1 en Guadalajara) cambiarán sus rótulos y su denominación con motivo de la fusión con Caja de Guadalajara, y pasarán a adoptar el nombre de la entidad alcarreña. Así lo anunciaron ayer los presidentes de las dos entidades, los socialistas Antonio Pulido, de Cajasol, y José Luis Ros, de Caja de Guadalajara, en una comparecencia conjunta en la capital alcarreña.
No es seguro (o al menos no lo aclararon ante los medios de comunicación, que preguntaron por ello), si sucederá lo mismo con las sucursales que Cajasol tiene en Madrid (un total de 15), lugar donde la entidad alcarreña tiene otras 12 oficinas, fundamentalmente en municipios del Corredor del Henares. En cualquier caso, el nombre oficial de la empresa resultante de la absorción (que operará con las dos marcas comerciales, en función de los intereses territoriales) será, según avanzó Pulido, «Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Guadalajara, Huelva, Jerez y San Fernando de Sevilla». Cabe recordar que Cajasol ya es, de hecho, una entidad nacida de una fusión previa entre cajas andaluzas.
Pulido y Ros presentaron ayer al presidente regional, José María Barreda; a la consejera de Economía, María Luisa Araújo; y a la presidenta de la Diputación de Guadalajara (entidad fundadora de la caja alcarreña), María Antonia Pérez León, el protocolo para la integración que los consejos de ambas entidades aprobaron por unanimidad el 26 de enero; y que es la «hoja de ruta» de un proceso que debe concluir a comienzos de mayo. La comparecencia posterior a la reunión de los tres presidentes fue un auténtico despliegue de elogios y parabienes a una operación que los presentes aseguraron que «beneficia todos».
El proceso de absorción (o «fusión caliente», una vez descartada la SIP o fusión fría de la que inicialmente se habló) debe ahora culminar una serie de pasos. De momento, este mismo viernes se celebrará en Sevilla la primera reunión del Comité de Integración, que está compuesto por 4 directivos de la entidad andaluza y 2 de la guadalajareña. Este comité <MC2>debe perfilar los aspectos técnicos de la absorción, y se espera que a finales de marzo haya culminado su trabajo, de modo que en abril las dos Asambleas Generales puedan ratificar el acuerdo, antes de que los dos Ejecutivos regionales den el visto bueno a la que es la primera («y no será la única», vaticinó ayer Barreda) fusión interregional de cajas de ahorro que se produce en España.
Barreda se prodigó en elogios hacia una operación de la que destacó que se ha hecho «sin ruido», y en la que aseguró que la Junta de Castilla-La Mancha ha actuado «desde la distancia y con respeto». El presidente regional aseguró que la fusión será muy beneficiosa para Castilla-La Mancha y Guadalajara. «En el mundo financiero el tamaño sí importa. Y aquí no han primado los personalismos, no ha primado el ser cabeza de ratón. No se trata de José Luis Ros, se trata de dar solidez», decía Barreda, quien destacó de modo especial la unanimidad alcanzada en los dos consejos. Ros agradeció en este sentido la actuación de los componentes de ambos organismos, donde la composición es «muy compleja, muy variable y muy rica, y esa unanimidad indica que no lo hemos hecho mal».
Los tres dirigentes destacaron también que la Fundación que sustituirá en Guadalajara a la actual Obra Social de la caja, y que presidirá el propio Ros, «va a duplicar los fondos» que actualmente se dedican a fines sociales desde la entidad alcarreña.
Pulido, por su parte -que visitaba Guadalajara por primera vez, según reconoció- destacó que la operación apenas supondrá costes laborales, dada la poca duplicidad de oficinas, así como el hecho de que la fusión no vaya a recurrir a los fondos de ayudas públicas al sector financiero.
El cordobés también recordó que la fusión está abierta a la incorporación de más entidades, y reconoció que hay conversaciones para ello: «en el actual panorama financiero todos hablan con todos», aseguró.
Cabe recordar que los primeros rumores de esta fusión surgieron el pasado año, a raíz de una comida mantenida en Zafra por Pulido y Ros con los presidentes de otras dos entidades, Caja Extremadura y Caja Badajoz. El presidente de Caja de Guadalajara insistió ayer en que en aquella cita no se gestó lo que finalmente ha terminado por suceder.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es