Un año después de la operación «Plomo Fundido» lanzada el pasado invierno sobre Gaza, Israel ha admitido por primera vez que utilizó bombas de fósforo blanco contra zonas pobladas de la Franja, lo que constituye una violación de la legalidad internacional.
El Gobierno de Tel Aviv así lo ha hecho constar en un documento enviado a la ONU en el que se da cuenta de que dos oficiales, -el general de brigada Eyal Eisenberg al frente de la División de Gaza, y el coronel Illan Malka, jefe de la Brigada Givati-, habrían sido sometidos a «medidas disciplinarias» por «excederse en su autoridad» al ordenar el 15 de enero de 2009 el disparo de aquella artillería sobre un almacén de la ONU en el barrio de Tel el Hawa, al sur de la capital. Con su acción, añaden, «pusieron en peligro vidas humanas», aunque se asegura que no hubo víctimas.
Las presuntas sanciones a los militares, que no se han especificado, eran ayer, sin embargo, negadas por el Ejército, si bien uno de sus portavoces, el capitán Barak Raz, admitía en declaraciones a Reuters que las «amonestaciones» ya se han añadido al historial de ambos militares.
División interna
La revelación de esta incidencia figura en el documento oficial de 46 páginas que el Gobierno de Israel ha remitido a Naciones Unidas para intentar frenar el «informe Goldstone», que atribuye a las autoridades judías posibles «crímenes de guerra» en Gaza, y que podría desembocar en una acusación formal ante la Corte Penal Internacional, a menos que Israel presente antes del viernes 5 de febrero una investigación «creíble» sobre las alegaciones en su contra.
A juicio de expertos como el antiguo jefe del departamento internacional del Fiscal del Estado, Irit Kahn, el castigo a los militares y el reconocimiento del uso del fósforo blanco podría ser «insuficiente» para convencer a la ONU, que estudiaría entonces elevar el «informe Goldstone» al Consejo de Seguridad.
Netanyahu viajará a España
No obstante, y según señaló el domingo a sus colegas de partido el primer ministro judío, Benjamin Netanyahu, todavía queda «casi una semana para tomar una decisión» sobre el establecimiento formal de la comisión investigadora externa e independiente que exige Naciones Unidas. Los obstáculos son la fuerte división del Gobierno al respecto y el total rechazo del Ejército.
El primer m inistro mantuvo ayer su agenda normal, y recibió al ministro de Exteriores español, Miguel Angel Moratinos, que comienza una gira por la región. Netanyahu le hizo llegar su propósito de viajar a España en marzo en visita oficial.
El «premier» israelí también recibió ayer -y con los brazos abiertos- a Silvio Berlusconi. El mandatario italiano llegó con 7 de los 23 miembros de su gabinete para celebrar hoy, entre otras, una reunión conjunta de ministros que incluirá acuerdos de colaboración en materia de salud, energía, agricultura e infraestructuras.
La cita más importante de su agenda será, no obstante, el discurso que ofrecerá ante la Knesset, el Parlamento israelí, en el que se espera que el italiano exprese su apoyo a Israel como Estado de los Judíos. A su llegada ayer ya dejó claro su «orgullo por la cultura judeo cristiana».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es