La ingeniería contable deja fuera del balance un 3%
Las cajas estarían soportando una tasa de mora media del 8%
Almunia pedirá el miércoles que Bruselas pueda auditar a los Estados
El comisario de Economía y Asuntos Monetarios, Joaquín Almunia, propondrá el próximo miércoles que la oficina estadística de la UE, Eurostat, que depende del Ejecutivo comunitario, pueda auditar las cuentas de los Estados miembros con el fin de evitar que se reproduzcan escándalos como el de Grecia, acusado de falsear durante los últimos años las cifras que transmitía a Bruselas, informa Ep.
El Ejecutivo comunitario dictaminará además si el último plan anunciado por Atenas para reducir el déficit aleja el riesgo de quiebra.
La morosidad se ha convertido en el principal objetivo a esquivar por la ingeniaría contable que han puesto en marcha las entidades financieras durante esta crisis. Así, según el consenso de expertos consultados por ABC, el conjunto de bancos y cajas españoles soporta una mora sustancialmente superior a la reconocida en sus balances,hasta tal punto que la tasa real se elevaría tres puntos por encima sobre la contable en el conjunto del sistema nacional.
Esta tendencia sería superior en el caso de las cajas que en el de los bancos. Las entidades de ahorro realmente estarían soportando una tasa de impagos media del 8%, frente al 5% que actualmente reconocen en sus cuentas, mientras en el caso de los bancos, esta cifra pasaría del 4% a situarse en los entornos superiores del 6%.
Detrás de estas maniobras financieras se encuentra, una vez más, la burbuja inmobiliaria y, en esta ocasión, por una doble vertiente. Por un lado, la adjudicación multimillonaria de activos, que ya supera con creces los 30.000 millones de euros, según los cálculos de los analistas, y, por el otro, la refinanciación a compañías del sector pese a que su viabilidad en el futuro genere más que dudas razonables.
Medidas cortoplacistas
Ambas tácticas han contenido la tasa de morosidad contable. De ahí que los expertos adviertan que, si se considera exclusivamente el incremento de inmovilizado que se ha registrado desde que la tasa de mora comenzó a ascender, la cifra de impagos se eleva en tres puntos con respecto a la que actualmente figura en las cuentas contables.
Los economistas consultados, por su parte, consideran que este tipo de medidas «sólo están retrasando un ajuste que antes o después tendrá que llegar», dado que únicamente podría evitarse gracias a un crecimiento vigoroso de la economía que impulsara de nuevo la actividad crediticia, algo que tampoco entra dentro del panel de las previsiones realizadas para nuestro país.
Si bien, también destacan que las últimas modificaciones normativas introducidas por el Banco de España -que han endurecido de forma considerable los niveles de provisiones que deben realizar las entidades- han conseguido que el impacto real del deterioro de los activos sea visible en la cuenta de resultados, aunque no en la mora.
Recorte del beneficio
Por lo pronto, las cajas han reducido de forma drástica sus beneficios, aumentando simultáneamente las dotaciones para cobertura de la morosidad. En los nueve primeros meses del año 2009, los balances consolidados de las cajas de ahorros españolas registraron un beneficio atribuido de 4.505 millones de euros, un 34% menos que en el mismo periodo del año anterior.
Su volumen de cobertura por riesgo de crédito, sin embargo, se elevó hasta los 24.204 millones de euros, de los que 16.620 millones fueron de provisión específica y el resto de genérica. La morosidad, por su parte, se situó en el 5,1%.
El otro 50% del sistema financiero español, los bancos,mostró esta misma tendencia, aunque menos acusada. Hasta septiembre, los bancos nacionales ganaron 12.709 millones de euros, con un recorte del 10,7% respecto a 2008. Las provisiones aumentaron un 66%, hasta los 15.993 millones de euros, y la morosidad en libros se situó en el 4,2%.
Pese a todo, otro de los factores de riesgo para el sector financiero español viene precisamente derivado de la caída de la tasa de cobertura, es decir, de la proporción de créditos fallidos que están respaldados por provisiones. Este porcentaje ha pasado de niveles que rondaban el 300% hace un año y medio, hasta la media actual que ronda el 50%, lo que ha puesto en jaque el discurso que defendía que la provisión anticíclica era suficiente para compensar la escalada de la morosidad. De momento, en el sector se da por sentado que en 2010 comenzarán a aflorar los primeros números rojos en alguna entidad. Lejos quedan ya las ristras de ceros en la cuenta de resultados de los bancos que tanto escandalizaron a la opinión pública.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...