Publicado Actualizado domingo , 10-1-2010 a las 10:06:40
La inversión privada, uno de los principales motores del crecimiento económico, está de luto en España. En los primeros nueve meses del año 2009 los flujos de capital privado cayeron un 18% en nuestro país, lo que supone que se dejaron de invertir casi 50.400 millones de euros.
De hecho, del 25% que suponía esta partida sobre el total del PIB a finales de 2008, en septiembre de 2009 se había reducido ya al 21%. Una merma considerable que, en opinión de los economistas consultados por ABC, pone en jaque la ansiada recuperación económica de nuestro país y que, sin duda, complica la definición del nuevo patrón de crecimiento.
Según desvelan los datos de la balanza de pagos del tercer trimestre de 2009 que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE), la partida de inversión de los hogares fue la que más sufrió, con un recorte del 20,3% y 18.836 millones de euros menos.
Esto coincide con el hecho de que las familias, acuciadas por la pujanza del paro, se han convertido en esta crisis en uno de los principales ahorradores netos de la economía española. Es más, tras años de sobreendeudamiento, la capacidad de financiación de los hogares supera ahora los 67.000 millones de euros, lo que representa casi un 6,5% del PIB.
Recortes en las empresas
Pero no sólo las familias, también las empresas han recortado preocupantemente sus inversiones. De enero a septiembre del año pasado, los flujos de inversión de las compañías españolas se redujeron un 19,4%, lo que se traduce en que 33.210 millones de euros menos fueron destinados a la actividad económica nacional.
El efecto que este comportamiento tiene en el ahorro empresarial es paralelo al de los hogares, aunque de manera más intensa. Así, si durante la primera mitad de 2009 fueron los núcleos familiares los que más ahorro aportaron a la economía, en el tercer trimestre las empresas han tomado el relevo y sus reservas han aumentado en 12.500 millones de euros.
¿Y qué hay del sector público? Esta es la única partida que registra tasas positivas. De hecho, el Estado fue uno de los principales amortiguadores del paro en seco de la inversión privada, si bien en el tercer trimestre también se ha reducido notablemente en relación los dos anteriores, coincidiendo con la dilución progresiva del Plan de Inversión Local, que en su momento insufló 8.000 millones de euros a los ayuntamientos.
Así, de enero a septiembre de 2009 la inversión de las Administraciones Públicas pasó de 41.642 millones de euros a rozar los 46.800 millones, un aumento de más de 5.150 millones. Su peso en el PIB también ha crecido del 3,8% de finales de 2008 al 4,43% que muestran los últimos datos disponibles.
Menor ritmo de corrección
En cuanto al total de la tasa de inversión agregada, se ha reducido al 25,4% del PIB en septiembre de 2008 desde el 28,8% del PIB que representaba en diciembre de 2008. No obstante, en línea con la atenuación del deterioro de algunos indicadores de la economía, se ha registrado un menor ritmo de corrección en la inversión agregada con respecto al segundo trimestre de 2009.
Así, por ejemplo, aunque las empresas invirtieron 7.500 millones menos que en el periodo anterior, esta cifra es la mitad de lo que cayó entre marzo y junio.
Previsiones para 2009
En cualquier caso, las previsiones de los expertos apuntan a que las estadísticas reflejarán un nuevo parón de la inversión en el último trimestre de 2009.
En concreto, los economistas consultados por este periódico barajan que la tasa total de inversión cerrará el curso en el entorno del 24,5%, lo que supondría una caída de casi un punto porcentual desde los niveles de septiembre y de más de cuatro en el conjunto del año. Las previsiones sitúan el ahorro en tasas elevadas, si bien son varios los economistas que creen que su recorrido al alza es limitado.

Enviar a:

¿qué es esto?