1734: un incendio destruye el Real Alcázar
Foto: Madripedia
Actualizado Miércoles , 10-02-10 a las 09 : 52
Corría la Nochebuena de 1734 y, como durante casi toda su historia, el Real Alcázar estaba en obras, de tal manera que Felipe V y toda su Corte se alojaban temporalmente en el Palacio de El Pardo.
Según el relato de Félix de Salabert, la primera voz de alarma se dio en torno a las 00:15h, pero debido al clima festivo de la noche el aviso no recibió una respuesta imediata y la gente confundió el toque a fuego de los campanarios con la llamada a maitines.
De esa manera, el fuego, que pudo originarse en los aposentos del pintor de Corte Jean Ranc, se extendió rápidamente y frustó las labores para controlar un incendio de tal intensidad que algunos objetos de plata se fundieron y los restos de metal y piedras preciosas tuvieron que recogerse con cubos.
Pese a los esfuerzos por rescatar los numerosos objetos religiosos, joyas de la Familia Real y cuadros que el Alcázar albergaba, se perdieron importantes obras pictóricas como «La expulsión de los moriscos» de Velázquez o «El rapto de las Sabinas» de Tiziano, así como colecciones de autores como Tintoretto, Veronés, El Greco o Leonardo da Vinci, entre muchos otros.
Cuatro días de fuego bastaron para reducir a escombros los nueve siglos de historia de un Real Alcázar cuyas raíces se remontaban a la época musulmana y sobre cuyas cenizas se construiría el actual Palacio Real de Madrid.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es