cuando, viajar, metro, sale, gratis
cuando, viajar, metro, sale, gratis
Publicado Actualizado lunes , 21-12-2009 a las 13:34:31
Viajar en metro o en el tren de cercanías puede salir gratis aún en el supuesto de que el usuario de este transporte público sea sorprendido sin billete, se niegue a abonar la correspondiente sanción y acabe en un juzgado, sentado en el banquillo de los acusados por una presunta estafa.
Su suerte depende del juez; los criterios son dispares y las resoluciones también; incluso en las contadas ocasiones en las que interviene la Audiencia Provincial. Aquí tampoco hay un criterio único. Depende de la Sala en la que recaiga el caso. Y a veces, dentro de una misma Sala, se dan posiciones jurisprudenciales enfrentadas y radicalmente distintas.
El 2 de diciembre de 2008, Raúl viajaba en uno de los trenes de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana -FGV-. Iba sin billete. Tampoco lo abonó en los diez días que FGV le otorgó antes de llevarle al juzgado.
Casi medio año después se celebró un juicio de faltas. El titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Valencia consideró probado que Raúl viajó sin billete, pero entendió que no estafó a FGV. Le absolvió. Lo hizo en contra del criterio del fiscal, que consideraba que el joven había cometido una falta de estafa y debía ser condenado a pagar una multa de 180 euros y a indemnizar a FGV con 1,20 euros, el precio del ticket.
«No existe engaño»
FGV contabilizó en 2008 setenta millones de usuarios. La empresa calcula que cerca del 10 por ciento viajó sin billete. Acaba de poner en marcha una campaña antifraude.
Raúl ni siquiera acudió al juicio; al magistrado no le resultó necesaria su presencia para juzgarle y exonerarle. Lo hace siempre que tiene un caso similar. Y no es el único.
El magistrado considera que no existe estafa porque «no existe engaño en quien no realiza maquinación ninguna, ni aparenta ser solvente, ni efectúa ardid ni induce a nadie a error obligándole a realizar un desembolso patrimonial». Y dice además que no se puede exigir «a un ciudadano medio que conozca el alcance del ilícito que perpetra»; es decir, que no tiene por qué saber que cuando viaja sin billete está estafando a FGV. La ignorancia sobre la «ilicitud» de su conducta, concluye el juez, le exime de responsabilidad criminal.
La jurisprudencia relativa al polizonaje, admite el magistrado, «no es pacífica». De hecho, los jueces de Instrucción 4, Instrucción 17 o Instrucción 19, por ejemplo, condenan siempre. El pasado año FGV llevó a juicio a 1.400 viajeros «gorrones» y ganó el 80 por ciento de los casos. En 2009 ya ha sentado en el banquillo a 1.150.
Pese a que son casos de fácil y rápida tramitación, los profesionales defienden la despenalización de este tipo de conductas para descongestionar los juzgados; creen que deberían resolverse en tribunales de arbitraje, de carácter extrajudicial. Mientras las modificaciones legales llegan, los tribunales siguen sin ponerse de acuerdo a la hora de determinar si en el hecho de entrar en un tren con un trayecto predeterminado careciendo de billete o título de transporte, concurren o no los elementos configuradores de la falta de estafa. Un magistrado de la Sección Cuarta de la Audiencia de Valencia, Megía Carmona, dijo que sí en 2001 y 2002. Y condenó. Otro magistrado, José María Tomás i Tío, entonces en la misma Sala, sentenció lo contrario. Declaró la conducta «penalmente irreprochable» por «inexistencia de engaño antecedente y bastante».
Buscar al revisor
No hay engaño si el viajero que se sube al metro o al tren sin billete -porque llega tarde o porque no tiene suelto- busca al revisor durante el trayecto para pagar. En caso contrario, el engaño es innegable, subrayan quienes, como la Sección Segunda y la Quinta, participan del criterio condenatorio como falta de estafa.
Las Audiencias Provinciales de Madrid y Barcelona, en cambio, no consideran punible viajar en un tren sin billete o habiéndolo obtenido mediante algún artificio.
Dice Gimeno Jubero en una sentencia de 2001 que dictó siendo magistrado de la Sección Sexta de la Audiencia de Barcelona que la estafa «se configura como delito de autolesión» y que «requiere una actuación por parte del perjudicado consistente en un acto de disposición, requisito que no puede cumplirse cuando uno de los sujetos del delito no es una persona sino una máquina» expendedora.
La Fiscalía siempre acusa
Hace años, el asunto fue motivo de un acalorado debate en el seno de la Fiscalía de Valencia. Entonces se acordó presentar acusación por una falta de estafa siempre. La cuestión, sin embargo, sigue provocando discrepancias.
FGV ha endurecido las sanciones: ha elevado de 10 euros a 50 la multa por viajar sin billete. El importe se reduce a 20 euros si se abona en diez días. En cambio, si el caso llega a juicio y FGV lo gana, la empresa sólo recuperará el importe del billete mientras que el viajero condenado deberá pagar una multa mínima de noventa euros.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...