Moratinos admite que Marruecos le avisó de que iba a expulsar a Haidar a España
Actualizado Martes , 09-02-10 a las 17 : 20
Marruecos avisó al Gobierno de que iba a expulsar a España a la activista saharaui Aminetu Haidar, según reconoció ayer Miguel Ángel Moratinos ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso. El ministro desveló que su colega marroquí, Taieb Fassi Fihri, le llamó a las once de la noche del 13 de noviembre para comunicarle la medida, a la que él expresó su «rechazo y condena».
Pese a esa oposición, Marruecos siguió adelante y en la mañana del día siguiente, cuando ya Haidar volaba hacia Lanzarote, Fassi Fihri volvió a llamar a Moratinos para comunicarle que había ejecutado la expulsión, explicó el propio ministro español.
La mayoría de los grupos de la oposición expresaron su sorpresa por el hecho de que una medida política no fuera respondida también políticamente por el Gobierno, y que se limitara a una decisión administrativa. Gaspar LLamazares, de IU, preguntó si alguien del Gobierno había llamado al comandante del avión en que iba a viajar la activista para que no la trajera a España, o a la delegada del Gobierno en Canarias para que no la aceptara.
Agradece la llamada
Moratinos reconoció que la decisión marroquí fue política, pero insistió en que, aunque expresó su rechazo, el Gobierno hizo lo adecuado, por razones humanitarias, para evitar que Haidar quedara «en el limbo». Más aún, el ministro llegó a afirmar que las llamadas que recibió de Fassi Fihri eran consecuencia del «buen nivel de relación entre España y Marruecos».
Desmintiendo a Aminetu Haidar, que en las diligencias judiciales afirmó que la decisión fue tomada después de que Asuntos Exteriores estuviera de acuerdo, Moratinos negó que se dieran instrucciones desde su departamento para que se aceptara su vuelta. Al contrario, dijo que la decisión de traerla a España fue adoptada por el comandante del avión, en cumplimiento de la normativa de navegación aérea. El titular de Exteriores llegó a aventurar que si España la hubiera reenviado a Marruecos, los diputados hubieran acusado al Gobierno de «devolverla al país que la iba a detener y torturar».
Crisis positiva
Moratinos vio, incluso, aspectos positivos en la crisis creada por la huelga de hambre de Aminetu Haidar. Por un lado, que se ha puesto en primer plano el problema del Sáhara Occidental. Por otro, que se han reactivado las relaciones con el frente Polisario y con Argelia.
Además, el ministro dijo que el hecho de que la activista se encontrara en la UVI permitía «ganar tiempo» al Gobierno en la negociación para encontrar una salida.
El portavoz del Grupo Popular, Gustavo de Arístegui, calificó de «intolerables» las declaraciones de Fassi Fihri vinculando la crisis con la cooperación de Marruecos en inmigración y seguridad. Añadió, en cuanto a una salida al problema planteado, que había que buscar una solución «flexible e imaginativa» que permitiera a todos «salvar la cara».
Moratinos salió en defensa de su colega marroquí, y dijo que las declaraciones habían sido sacadas de contexto.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es