Tras la derrota que sufrió la corriente crítica de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en el congreso en el que Rosa Díez revalidó (hace tres semanas) su liderazgo, más de un centenar de afiliados han decidido renunciar a seguir formando parte de ese partido.
«Nos vamos porque el partido que creamos, en el que creíamos y en el que creyó una buena parte de la sociedad española, ya no existe», arguyen. Continuar sería un «fraude a la sociedad» del que no quieren ser «cómplices».
Estos afiliados, que escenificaron ayer en Madrid su renuncia con una fotografía, denunciaron la consolidación de un modelo de gestión interna «totalitario, sin controles efectivos, separación de poderes ni sistema de incompatibilidades».
«UPyD, tras su primer congreso, es un partido más que abandona el terreno de los principios por dudosas estrategias de poder al precio que sea -señalan-. Esta deriva ha sido posible gracias a una purga interna de los mejores activos, los afiliados iniciales, para promocionar a los advenedizos sin escrúpulos (...)».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es