A final de año podríamos estar liberados de las incómodas llamadas comerciales. Mientras que las asociaciones de consumidores dudan si la nueva norma será efectiva, cada vez hay más ciudadanos que sufren acoso a través del teléfono
 Cerco al «spam» telefónico
El acoso en cifras
El 53% de las compañías españolas acuden a las guías telefónicas para seleccionar a los destinatarios de sus campañas mediante llamadas a teléfonos fijos.
Sólo el 1% de los abonados de las guías telefónicas han solicitado no ser objeto de prácticas comerciales, en particular, de llamadas telefónicas.
El 68,2% de los ciudadanos han recibido en alguna ocasión una llamada telefónica o un SMS publicitario de una entidad a la que no tenía constancia de haber dado sus datos
Creadas en 1993, las listas Robinson son bases de datos de exclusión a las que el ciudadano se puede apuntar, deforma gratuita, para no recibir publicidad indiscriminada
La AEPD recomienda no responder a mensajes de móvil de procedencia desconocida, así como facilitar nuestro número a empresas que no sean de absoluta confianza
El pasado día 17, la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso aprobó la ley que modifica el régimen legal de la competencia desleal y la publicidad ilícita
La nueva norma introduce cambios en cuatro leyes: defensa de los consumidores, competencia desleal, publicidad y ordenación del comercio minorista
Publicidad agresiva, desleal, indiscriminada e intrusiva. Los «spam», esas llamadas comerciales no deseadas que nos importunan hasta el punto de la desesperación, pueden tener sus días contados. La Comisión de Consumo del Congreso ha aprobado por unanimidad la ley que modifica el régimen legal de la competencia desleal y la publicidad ilícita. «El texto se ha remitido al Senado y en breve se tramitará», explica Ileana Izverniceanu, portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).
Así, previsiblemente antes de que acabe el año, esta ley, que introduce modificaciones en cuatro leyes (Defensa de los consumidores, Competencia desleal, Publicidad y Ordenación del comercio minorista), «aumentará la seguridad de los consumidores y proporcionará seguridad jurídica a las empresas que compiten legítimamente en el mercado frente a aquellas que realizan prácticas contrarias a la buena fe», asegura el portavoz socialista de Consumo, Alberto Fidalgo.
Con esta nueva norma el «spam» telefónico será considerado desleal y, por tanto, perseguible. Se protegerá al consumidor de las ofertas publicitadas reiteradas y no deseadas y se obligará a las empresas a que el número telefónico desde el que llaman sea visible.
Sin embargo, desde Facua-Consumidores en Acción no se permiten ser tan optimistas. «El «spam» lleva años prohibido. Esta ley puede quedar muy bonita pero habrá que ver qué garantías aporta al ciudadano. De momento, la única aportación es un protocolo de actuación», denuncia el portavoz, Rubén Sánchez. A través de Facua, el consumidor puede denunciar estas prácticas comerciales. «Pero, sinceramente -explica Sánchez-, es muy difícil que una acción legal prospere ya que es muy difícil de demostrar el acoso telefónico».
La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) informa que el 53% de las compañías acuden a las guías telefónicas para seleccionar a los destinatarios de sus campañas mediante llamadas a telefonía fija.
Recomendaciones
Desde la AEPD han elaborado una serie de recomendaciones para luchar contra los «spam». Así, al usuario de telefonía móvil, la Agencia le recomienda no responder a mensajes de procedencia desconocida, facilitar el número de móvil exclusivamente a empresas de confianza, desconfiar de mensajes de contenidos sospechosos en relación a regalos y «gangas», no responder a mensajes de «supuestas» entidades financieras y ser conscientes de que el usuario puede pagar por recibir mensajes al darse de alta en un servicio de estas características.
Al usuario de telefonía fija, la AEPD le recomienda no recibir llamadas automáticas sin intervención humana, solicitar que no se publiquen sus datos en guías telefónicas públicas o que los datos sean marcados para que no puedan ser utilizados con fines comerciales.
Si a pesar de seguir estas recomendaciones, las insistentes llamadas continuasen invadiendo nuestra intimidad, desde la OCU recomiendan reclamar ante Consumo así como contar con el asesoramiento de las organizaciones creadas para la protección del usuario. Según Facua, cada vez son más los ciudadanos que expresan sus quejas ante los denominados «spam».

Enviar a:

¿qué es esto?


Facebook ABC.es