Aún se desconoce si la muerte de los fetos está relacionada con la inyección del fármaco contra el H1N1
Dos embarazadas recién vacunadas contra la gripe A en Portugal han perdido sus bebés, aunque se desconoce si la muerte de los fetos ha sido por causa de la vacuna. Las dos mujeres, que se encontraban en la semana 33 y 34 de gestación, respectivamente, se habían vacunado contra el virus H1N1 tres días antes de perder a sus hijos. En Portugal las embarazadas forman parte de los grupos de riesgo a los que se les está administrando la vacuna desde el pasado día 26 de octubre. El ministerio de Sanidad luso eligió Pandemrix de GlaxoSmithKline para la vacunación de todos los grupos sin existir vacuna sin adyuvantes para las embarazadas, como ocurre en España.
El primero de los casos registrados se produjo el pasado domingo en el hospital de Portalegre, donde los médicos diagnosticaron la pérdida del feto a una mujer de 34 semanas de gestación. Según informaron los médicos, la autopsia del feto no arrojó resultados concluyentes considerando que la muerte del feto se produjo por la secuencia de alteraciones de la circulación sanguínea. El segundo caso se confirmó ayer, en el hospital lisboeta Cuf Descobertas, donde una mujer en la semana 33 del embarazo ingresó la noche del lunes al registrar disminución de los movimientos fetales. Según el director clínico del hospital, Conceição Telhado, no se puede establecer de momento conexión alguna entre la vacuna de la gripe A y la muerte del feto. El resultado de la autopsia se conocerá en los próximos días.
El secretario de Estado de Salud, Manuel Pizarro, ha mostrado su «total confianza» en la labor de fiscalización sobre la seguridad de las vacunas realizada por los servicios sanitarios del país.

Enviar a:

¿qué es esto?