PSOE y BNG se hacen con la alcaldía de Porto do Son tras la moción contra Tomé
El nuevo alcalde, Xoan Antonio Pastor (PSdG) recibe las el bastón de mando del ayuntamiento de Porto do Son de manos del alcalde saliente, Manuel Tomé / EFE
Publicado Miércoles , 18-11-09 a las 17 : 24
Un bipartito de PSdeG y BNG dirigirá desde este miércoles la Alcaldía de Porto do Son, tras prosperar la moción de censura contra el alcalde del PP, Manuel Tomé, que cede el bastón de mando al socialista Xoán Pastor, mientras que la tenencia de alcaldía la ejercerá la nacionalista Ánxela Franco.
Abucheos y aplausos cruzados de los vecinos que acudieron a la sesión plenaria marcaron el debate de la primera moción de censura en la historia de este municipio del litoral coruñés de casi 10.000 habitantes. Esta es la primera moción de censura de las presentadas en Galicia desde las municipales de 2007 que da entrada a un bipartito entre socialistas y nacionalistas.
Los votos de los cinco ediles socialistas y los cuatro nacionalistas, frente a la abstención de los dos independientes y la negativa de los seis del PPdeG, arrebataron el bastón de mando al hasta este miércoles alcalde 'popular' en una sesión interrumpida por muchos de los asistentes, quienes acusaron a la nueva corporación de "no escuchar al pueblo".
Tras recibir el bastón de mando con un apretón de manos y un abrazo del ex regidor, Xoán Pastor comprometió "trabajo, honradez y capacidad de diálogo" con la oposición y los vecinos, al tiempo que pidió la colaboración del PP, que pasa ahora a la oposición, para llevar a cabo los proyectos pendientes con la Xunta y los demás del ayuntamiento.
Asimismo, afirmó "no querer mirar atrás", en relación al antiguo gobierno local dirigido por Ramón Quintáns, pero matizó que no podía "dejar de dar el agradecimiento" al ex regidor socialista por su "responsabilidad para hacer posible el acuerdo democrático", ya que era el legítimo candidato a ese puesto.
Precisamente, la renuncia de Quintáns a ostentar la Alcaldía fue lo que propició el acuerdo de socialistas y nacionalistas. Así, la ahora teniente de alcalde, Ánxela Franco, explicó, en su intervención en el pleno, que el BNG cumple con su "programa electoral", ya que este miércoles "es una realidad" que el ex regidor no volvió a acceder a este puesto.
Acuerdo programático
Sin embargo, parte del público que presenció la sesión, que se prolongó alrededor de una hora y media, contestó a Franco con gritos de "vivan los novios" y "que se besen, que se besen", en reprobación irónica de la maniobra política y también otorgó la mayoría de sus reproches al ex regidor.
Por su parte, el alcalde entrante, que agradeció el apoyo del BNG, subrayó que este bipartito se alcanzó después de un "acuerdo programático de dos partidos soberanos" frente a un PP que estaba en minoría y que buscó "la descalificación".
Además, demandó al PPdeG que, si de "verdad le preocupa" el pueblo sonense, ayude al ayuntamiento y haga propuestas, al tiempo que apoye los proyectos que están pendientes con la Xunta, entre los que citó el Castro Baroña y la piscina municipal. "Lo contrario es demagogia, y ésta es el cáncer de la democracia", avisó.
Por su parte, Ánxela Franco hizo hincapié en que el acuerdo sellado entre socialistas y nacionalistas es fruto de dos fuerzas democráticas y "sin tránsfugas", algo en lo que también puso el ejemplo el regidor del PSdeG para contrastar lo que "hizo el PP en muchos ayuntamientos", como el de Silleda o Gondomar.
«Con la cabeza alta»
El alcalde saliente, Manuel Tomé, que fue respaldado por muchos de los asistentes, subrayó que en los más de dos años de gobierno deja un municipio con "cuentas saneadas" y cuya tesorería tendrá un remanente de medio millón de euros al finalizar el año.
En su discurso, el primero del pleno y que sufrió un corte de luz que atribuyó en tono irónico a "problemas del directo", el ya concejal 'popular' avisó de que el anterior gobierno local socialista acumuló más de 82 expedientes de denuncias urbanísticas y se preguntó qué pasará ahora en este ámbito.
Al respecto de su gestión, aseguró que estuvo guiada por "sacrificio y honradez" y sentenció que se va con "la cabeza muy alta" por su labor al frente de Porto do Son. Además, auguró que los "pueblos son sabios y sabrán juzgar" en las próximas elecciones.
También alertó de que el ex alcalde "está en la sombra y sigue manejando todo a su merced" y sentenció que "el zorro pierde sus fuerzas pero no sus mañas". En todo caso, certificó que seguirá trabajando por el ayuntamiento y esperó que los ofrecimientos de diálogo se hagan realidad.
Abecedario
Quintáns intervino en la sesión para "explicar la desastrosa gestión" del PPdeG en los dos años de gobierno para lo que utilizó el abecedario, que se quedó corto para todas sus denuncias, entre las que se encontraron la contratación de servicios a empresas de fuera de Porto do Son o la "incapacidad" de aprobar un presupuesto municipal.
Además, le reprochó haber dirigido los plenos "de forma dictatorial" y de no haber permitido hablar a los vecinos, al tiempo que le echó en cara que sus familiares interrumpiese el pleno constantemente desde las butacas de la Casa da Cultura, en las que se encontraban unas 300 personas. "Mi voto vale también", contestó desde el público la hermana del ex alcalde.
Gritos de "fuera, fuera" o "el pueblo es quien manda" acompañaron un pleno en el que los vecinos sonenses dividieron sus opiniones entre los favorables a la moción de censura, que acompañaron con aplausos sobre todo a la nacionalista y al nuevo alcalde, y los abucheos y frases de reprobación, en especial a Quintáns.
Reacciones
Una vez concluyó la sesión, el portavoz del Grupo Parlamentario del PPdeG y diputado por la comarca, Manuel Ruiz Rivas, tachó de "patético" el acto de este miércoles y observó la "división" del pueblo sonense sobre el cambio de gobierno.
Por su parte, en declaraciones a los medios, la secretaria de Acción Municipal del PSdeG y su homólogo del BNG, Mar Barcón y Manuel Antelo, respectivamente, celebraron la nueva mayoría que regirá el municipio y desearon éxitos a la nueva corporación.
Así, Barcón subrayó el compromiso de "diálogo" que adquirió el alcalde, mientras que el dirigente del Bloque observó un acuerdo fruto de la "normalidad" democrática y redujo los abucheos a la anécdota del pleno.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es