El fallecido con gripe A padecía obesidad mórbida y estaba aquejado de neumonía
RAFA ALCAIDE La delegada de Salud, ayer en el Hospital Reina Sofía durante la presentación de dos salas para terapias avanzadas
Martes, 27-10-09
El primer fallecido con gripe A en la provincia padecía obesidad mórbida y una enfermedad neurodegenerativa, según confirmaron ayer fuentes facultativas. Las mismas fuentes indicaron que el paciente, un hombre de 33 años que murió el sábado por la noche en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Reina Sofía, ingresó en el centro hospitalario el lunes de la semana pasada aquejado de una neumonía, pero no presentaba síntomas del virus H1N1. Las fuentes consultadas precisaron que no está claro dónde se contagió el enfermo del virus.
Por su parte, la consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, que inauguró ayer dos salas para la producción de terapias avanzadas en el Reina Sofía, hizo un llamamiento a la calma y recordó que el fallecido, el primero en Córdoba por gripe A, presentaba patologías previas de carácter crónico.
Montero mantuvo la postura oficial habitual en otros casos de muerte por gripe A y no quiso dar detalles del historial médico del fallecido, aunque destacó la patología de obesidad mórbida en sus declaraciones. «Saben que no nos gusta hablar de datos confidenciales de los pacientes. Lo que sí les puedo decir es que la obesidad mórbida es uno de los factores de riesgo más importantes», señaló.
Casos leves
A pesar de que era evidente, Salud se afanó ayer en aclarar que las afirmaciones de la consejera acerca de la obesidad mórbida no debían ser interpretadas como que el fallecido presentara esta patología, sino que Montero destacó esta enfermedad porque sólo es considerada de riesgo en el virus de la gripe A y no en otras gripes, como ocurre con otras patologías crónicas.
Por otro lado, la consejera de Salud advirtió que las noticias aisladas sobre fallecimientos por el H1N1 pueden trasladar a la población la sensación errónea de que la enfermedad cursa con una sintomatología grave, cuando en realidad no es así. «La gripe A está cursando en más del 98 por ciento de los casos con sintomatología leve, que se atiende con tratamientos para aliviar fundamentalmente la fiebre y las molestias que conlleva, y con el reposo, que favorece la recuperación del enfermo y evita posibles contagios», añadió.
En cuanto a las complicaciones derivadas del virus, María Jesús Montero aseguró que la capacidad de la enfermedad para generar complicaciones y fallecimientos está por debajo de los indicadores de la gripe estacional o gripe común. «La tasa de mortalidad está por debajo del 0,02%», afirmó la consejera.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es