El sector de las piscinas se mantiene a flote
Lluís Cortés, presidente del Salón de la Piscina
A pesar de la recesión y el desplome inmobiliario, el sector de la piscina y «wellness» (bienestar) continúa dinámico. La construcción este año de 20.000 unidades en España y la celebración esta semana del salón de la Piscina BCN en Fira de Barcelona, con la participación de 480 empresas, más del 60% procedentes de 34 países, son claros exponentes del estado de salud del sector.
España es una potencia internacional en el mundo de la piscina e instalaciones de «wellness». Su industria genera en nuestro país un volumen de negocio de más de 1.300 millones de euros anuales facturados por unas 2.000 empresas que emplean de forma directa a 12.500 personas, e indirecta a 50.000.
Sólo el subsector de instalaciones deportivas y recreativas ha crecido más del 16% en los últimos años, con una aportación del 1,6% al Producto Interior Bruto (PIB) español. El creciente interés por la práctica deportiva, la salud y el bienestar mantienen las expectativas de crecimiento.
España, potencia mundial
Nuestro país es el cuarto del mundo en piscinas instaladas, por detrás de Estados Unidos, Brasil y Francia, ya que existen más de 1,1 millones de unidades, el 58,5% de ellas concentradas en la franja mediterránea.
Un estudio de Market AAD que se presentará este jueves en el salón barcelonés revela que casi la mitad del parque de piscinas español tiene más de diez años de antigüedad, lo que supone nuevas vías de negocio relacionadas con la reforma y la incorporación de nuevos equipos y accesorios de mantenimiento.
Según el presidente del salón y de la Asociación de Fabricantes de Equipos, Productos Químicos y Constructores de Piscinas (Asofap), Lluís Cortés, la tendencia actual es reducir ligeramente las dimensiones de las nuevas piscinas, «pero mejorando su equipamiento para disfrutar de un uso más prolongado y cómodo». «La piscina se utiliza cada vez más como un complemento para mejorar la salud y el bienestar, además de aportar estética y valor a una casa», añade.
En paralelo al salón, hoy comienza en la capital catalana el primer Congreso Iberoamericano de Instalaciones Deportivas y Recreativas, toda una oportunidad para el sector español, con la locomotora que va a suponer en esa área los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.
En opinión de Cortés, la industria española «marca pautas mundiales por su capacidad innovadora y tiene una clara vocación exportadora», hasta el punto de que algunas firmas son multinacionales. Ese es el caso de Fluidra, compañía que lidera el uso sostenible del agua, con sede en Sabadell (Barcelona) y diversos centros de producción en el extranjero, desde donde distribuye en más de 170 países.
Sostenible contra sequía
El presidente de la asociación de fabricantes, Lluís Cortés, asegura que casi el 90% de las piscinas españolas no se vacían y, por tanto, sus dueños realizan un consumo de agua mínimo. Cuestión importante en un país mediterráneo en el que los episodios de sequía son frecuentes. En la sequía del año pasado, la Generalitat reconoció -recuerda Cortés- que el consumo de agua en las piscinas catalanas es del 0,6% del total.
La profesionalización del sector ha hecho posible la introducción de elementos automáticos de mantenimiento y cobertores, con lo que se evita la evaporación del agua, que es el factor más importante de pérdida. También la innovación aplicada a los tratamientos logra que la calidad del agua sea más constante. Un extremo que implica menos necesidad de vaciado y llenado. Además, merced al tratamiento químico del agua, es susceptible su uso en sanitarios y lavado de vehículos antes del desagüe.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...