Rihanna: la reina de los mil y un looks
Rihanna con el último de sus looks: media cabeza rapada y mechas rubias. / EP
Actualizado Lunes, 19-10-09 a las 12:30
Robyn Rihanna Fenty comenzó en el mundo de la música con apenas 15 años, lanzando su primer disco dos años después con la ayuda de músicos como Jay-Z y el productor musical Evan Rogers. Con su disco 'Music of the sun' ('Música del sol', 2005) y su single 'Pon de Replay', Rihanna comenzó a liderar las listas de éxitos y a saborear la fama.
Por aquel entonces Rihanna, que aún era una niña, lucía un estilo deportivo muy a lo 'Jenny from the Block'. Inundaban su armario los pantalones anchos y caídos de cintura, deportivas de todos los colores, así como los tops cortos y de escote en uve que dejaban el obligo al aire, mostrando casi siempre alguno de sus encantos más sexuales. Pocos complementos a parte de unos pendientes de aro en tamaño XL, completaban este look.
Un estilo 'grunge-pop' del que presumió por todo el mundo con la promoción de 'Pon de Replay' y por el que fue comparada en muchas ocasiones con la también cantante y mujer de Jay-Z, Beyoncé.
Rihanna lucía una larga cabellera en color avellana con rizos naturales y maquillaje en colores pastel que potenciaban esa belleza natural de la barbadense.
Su segundo disco, 'A girl like me' ('Una chica como yo') aparecía un año después del lanzamiento de su primer disco llevando a su primer single, 'S.O.S' directamente al número uno de las listas de música.
Para las ocasiones especiales, Rihanna recurría a los vestidos y las faldas por debajo de la rodilla, en muchas ocasiones de raso, dando protagonismo a su escote, que siempre lucía muy pronunciado.
Cumplida la mayoría de edad, la cantante seguía con ese 'look' tan sexy como deportivo con el que no llamaba especialmente la atención entre otras tantas cantantes que lucían un aspecto bastante similar.
ADIÓS A LA 'CHICA BUENA'
Sin embargo, el espectacular cambio de look de la artista no se hizo esperar. Apenas un año después de la publicación de su segundo trabajo, Rihanna sacó al mercado un disco con el que rompió todos los moldes. El propio título, 'Good Girl Gone Bad' ('la chica buena se vuelve mala') presagiaba un cambio radical para esta 'chica del montón'.
Rihanna sorprendió a sus fans y a los medios el día de la presentación de su single 'Umbrella' en los premios 'Nickelodeon' con un radical corte de pelo y teñido de negro como gesto de rebeldía hacia la discográfica, que quería que Rihanna estrenara con una melena larga este último disco.
"Sentía que todo el mundo tenía un pelo largo, rizado, rubio. Ciara, Beyonce, Mariah Carey, Christina Millan. Todo el mundo quiere ser como todo el mundo. Así que me corte el pelo y ellos me hicieron ponerme el pelo largo de nuevo con extensiones. La segunda vez no admití discusiones. Simplemente me lo corté, lo teñí de negro, fui al estudio e hice mi música a mi forma. Me encontré a mí misma al completo", explicó la artista por aquel entonces.
Desde ese día hemos podido disfrutar de una Rihanna mucho más segura de sí misma, más arriesgada y que ha conseguido potenciar su belleza con un look mucho más agresivo dejando atrás a la cantante de aspecto dulce y adolescente que conocimos cuando empezó su carrera de artista.
De hecho, poco a poco hemos podido ser testigos del estilo punk que ha ido invadiendo a la artista, hasta llegar a ser considerada, a día de hoy, una auténtica 'trendsetter', aunque a veces también de algún que otro patinazo.
Dejando atrás su look de estrella para entrar en el sector de los cambios radicales, ahora inundan su armario los leggings rasgados, los taconazos, los estampados animales, los colores fluorescentes y el cuero, mucho cuero.
Para las galas suele decantarse por vestidos cortos muy atrevidos ultra sexys, combinados con tacones de infarto. Sus colores estrella: los colores muy vivos y el negro, al que recurre tanto de día como de noche, sobre todo para el cuero.
SUS SEÑAS DE IDENTIDAD
Aparte de sus radicales cortes de pelo, Rihanna también se caracteriza por los llamativos colores que luce en sus uñas y sus labios. Le encanta destacar esta parte de su cuerpo con toda la gama de colores del arco iris.
Le hemos visto las uñas de colores que van desde el rojo (muy usado entre las 'celebrities') hasta el verde, pasando por el azul que combina con pintalabios color vino o fucsia.
También invaden su cuerpo numerosos tatuajes que se han ido multiplicando con el paso de los años. Desde una lluvia de estrellas que le recorre la nuca, pasando por la fecha de nacimiento de su representante hasta una pistola en las costillas, su última adquisición ha sido una pequeña calavera en el talón de aquiles.
SUS CORTES DE PELO
Sin embargo, posiblemente sea su pelo el que más cambios haya sufrido durante estos últimos años. Dicen por ahí que la fama se sube a la cabeza, y aunque no sea en sentido literal, es cierto que a Rihanna le ha sucedido más o menos eso.
Primero se lo cortó por la nuca con los lados desfilados, después optó por las mechas rojizas, llevándolo ondulado o liso. Luego nos sorprendió con las mechas rubias y un corte de pelo a lo garçon.
También dicen que un cambio de look ayuda a superar una crisis, por lo que su pelea con su ex pareja, el rapero Chris Brown, podría haber influido a la hora de estos radicales cambios.
Su última excentricidad: un corte de pelo muy radical, rapándose un lado de la cabeza, con una cresta lateral con mechas rubias que deja al descubierto una lluvia de estrellas que comienza en su nuca, llegado a su omóplato derecho.
La influencia punk está muy bien, pero hasta cierto límite. Muchos se han atrevido a comparar a la cantante con un "gallo de pelea" o con Ace Ventura, el personaje que interpretaba Jim Carrey.
Sea como fuere, la intérprete de 'Umbrella' ratifica con cada aparición pública su estilo atrevido a la hora de vestir y elegir sus looks. Lejos ha quedado la cantante de aspecto dulce y adolescente que conocimos cuando empezó su carrera de artista.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...