Publicado Domingo, 11-10-09 a las 12:42
La nave Soyuz TMA-14, que llevaba a bordo al cosmonauta ruso Guennadi Padalka, al astronauta estadounidense Michael Barratt y al turista espacial canadiense Guy Laliberté, fundador del "Circo del Sol", regresó hoy a la Tierra.
La Soyuz aterrizó sin contratiempos a las 04.32 GMT en las estepas de Kazajistán, en Asia Central, tras un descenso de tres horas y media desde la Estación Espacial Internacional (EEI), informó el Centro de Control de Vuelos Espaciales de Rusia (CCVE).
Helicópteros militares rusos detectaron la nave cuando descendía en paracaídas y la acompañaron hasta el lugar de aterrizaje para recoger a la tripulación y llevarla primero al cosmódromo kazajo de Baikonur para pasar un chequeo médico y después a Rusia.
"Según los servicios de rescate, la nave con los cosmonautas aterrizó exitosamente en el sector previsto, a unos cien kilómetros de la ciudad kazaja de Arkalyk", indicó un portavoz del Centro ruso. Agregó que los tres cosmonautas aguantaron sin problemas las sobrecargas del viaje de regreso y se encuentran bien, según los médicos que los examinaron tras su salida de la cápsula de descenso.
"Padalka, cuando lo ayudaron a salir, se comió gustosamente una enorme manzana roja kazaja, mientras Laliberté, siempre fiel a sí mismo, en cuanto lo sentaron en la tierra se puso la nariz roja de payaso", comentó el portavoz.
Padalka y Barratt regresan tras trabajar en la plataforma orbital 198 días, mientras el séptimo turista espacial de la historia llegó a la EEI el pasado 2 de octubre.
Laliberté, quien desembolsó 35 millones de dólares por la aventura espacial, viajó a la EEI el 30 de septiembre junto al cosmonauta ruso Maxim Suráyev y el astronauta de la NASA Jeff Williams, quienes trabajarán en la órbita hasta marzo de 2010.
A diferencia de otros turistas, el multimillonario canadiense no realizó experimentos científicos, pero coordinó desde el espacio un espectáculo dedicado a la conservación del agua en la Tierra en el que participaron, entre otros, U2, Shakira y Al Gore.
"Nunca he negado que quería aprovechar esta oportunidad para llamar la atención sobre la situación del agua en el mundo. El planeta no tiene 25 años para solucionar este problema", aseguró Laliberté, quien se declaró "el primer payaso en el espacio".
El creador circense es director de la fundación "One drop" ("Una gota"), que intenta concienciar al mundo sobre el problema de la escasez de agua y su relación directa con la pobreza en nuestro planeta.
La misión número 20 de la que formaron parte Padalka y Borratt en medio año recibió en la órbita dos transbordadores de la NASA y dos naves rusas Progress, que después despidió cargadas con desechos para hundirlas en el Pacífico, así como el primer carguero automático japonés HTV.
Además, efectuó dos caminatas espaciales dentro del programa cósmico ruso para probar las nuevas escafandras Orlán-MK y preparó la EEI para la llegada en noviembre de un nuevo módulo científico ruso, MIM-2.
Padalka y Borratt regresaron a la Tierra con muestras y resultados de decenas de experimentos científicos, ante todo biológicos, físicos y médicos, llevados a cabo en la estación espacial por sus tripulantes.
Mientras, en la EEI continúa su misión un equipo internacional formado por los rusos Maxim Suráyev y Román Romanenko, los estadounidenses Jeff Williams y Nicole Scott, el canadiense Robert Thirsk y el belga Frank de Winne.
El CCVE precisó que el astronauta belga se convierte hoy en el primer representante de la Agencia Espacial Europea que toma el mando de la plataforma orbital, en sustitución del ruso Padalka, hasta el fin de su misión dentro de poco menos de dos meses.
De Winne, Romanenko y Thirsk regresarán a la Tierra en la nave Soyuz TMA-15 el próximo 1 de diciembre, después de que un transbordador norteamericano recoja a Nicole Scott. De esta forma, durante las tres semanas que pasarán hasta la llegada de la próxima nave Soyuz con más tripulantes la EEI será habitada por sólo dos astronautas, Suráyev y Williams.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...