Homenaje al maestro valenciano que inmortalizó a Aranjuez
Actualizado Martes, 06-10-09 a las 13:11
Desde hace algo más de diez años, el deseo del Maestro Rodrigo y Victoria Kahmi, llevó a efecto la materialización de que el Maestro valenciano y su esposa descansasen para la eternidad en el panteón que Aranjuez les otorgó. Quedando para la ciudad natal Sagunto (Valencia), el contar con el honor del museo al Maestro valenciano. Desde el día 6 de julio de 1999, triste jornada del fallecimiento del Maestro universal, Cecilia Rodrigo Kahmi, hija del matrimonio y Marquesa de los Jardines de Aranjuez, –título que S.M. el Rey otorgó al Maestro Rodrigo mediante un Real despacho de 17 de febrero de 1992–, acude fielmente a rendir homenaje a sus padres. Hoy, las tierras valenciana y ribereña, se miran en el mismo espejo, observan como el mundo sigue añorando la ausencia del Maestro Joaquín Rodrigo.
Parece que lo estoy viviendo. Hace diez años el Maestro Rodrigo nos dejaba. Pasaba, si es que ya no lo estaba, a la historia, a la eternidad. Aquel día, triste para la humanidad, el Maestro era acompañado por todas las clases sociales y, en especial, por aquellos más humildes: el pueblo llano. Recuerdo al Alcalde de Aranjuez José María Cepeda dando la orden para que la Bandera Municipal, recién creada y por presentar a la sociedad ribereña en la Feria, le acompañase con todos los honores. Sabio y feliz acierto. Todos sin escatimar, pudimos dejar a través de unas simples y sencillas palabras, nuestro recuerdo escrito. Pasa por mi mente como un matrimonio anciano me solicitaba escribirles las palabras que ellos balbuceaban. Cuánta pena y alegría me ocasionó aquel hecho. Pena, por la tristeza que me embarga cuando siento a un mayor decirme que no sabe leer y escribir; y alegría, porque hasta las clases más humildes se sumaron a ese coro de ángeles que acompañaban a Rodrigo, el Maestro. Recuerdo, –en la hemeroteca está recogido–, como aún me quedé parco en mi apreciación del titular, Embajador del Real Sitio y Villa de Aranjuez.
Hoy, mal que le pese a alguno, desde mis fuertes convicciones cristianas, sé que Rodrigo, junto a su amada Victoria, siguen siendo nuestra tarjeta de presentación universal. Hoy, en este pueblo, se recuerda al Maestro, que tanto prestigio dio a Aranjuez, de forma muy tacaña.
Desde hace años, vengo perseverando que no es éste el mejor homenaje que Aranjuez puede ofrecer al Maestro, porque lamentablemente lo hacemos pasando de puntillas, se equivocan una vez más. Unos actos puntuales en día tan señalado no es el mejor pago que se le debe dar a quien dio el todo por Aranjuez. No reitero, sino mantengo y ahora más firmemente que nunca, que para amar lo que es la idiosincrasia de un pueblo, –nuestro pueblo– debemos desde la más tierna infancia, convocar al menos, una semana en las aulas para que la participación de los escolares les llegue a impregnar la idea de Joaquín Rodrigo, de su obra universal. ¿No existe la idea del concurso qué es para ti un Rey? Tomemos esa idea, seamos generosos oon el Maestro valenciano universal. No basta con volcarnos en él un solo día, quedan por delante trescientos sesenta y cuatro días más.
* Cronista Oficial del Real Sitio y Villa de Aranjuez.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es