Actualizado Sábado, 26-09-09 a las 12:02
El duelo liguero entre Real Madrid y Tenerife no es uno más. No puede serlo después de lo sucedido hace ya casi veinte años en el estadio Heliodoro Rodríguez López. Y no una, sino dos veces. Dos acontecimientos casi idénticos que permanecen marcados a fuego en la retina de todo buen aficionado del Real Madrid: las dos Ligas consecutivas perdidas a última hora, en el último minuto, ante el Tenerife.
Hoy estos dos equipos se vuelven a ver las caras en condiciones muy diferentes. El Madrid, más «galáctico» que nunca. El Tenerife, recién ascendido, nostágico de aquellos tiempos.
Esta macabra historia para el madridismo comienza el 7 de junio de 1992. El Madrid llegaba líder a la última jornada de Liga. Una victoria ante el Tenerife de Jorge Valdano era todo lo que necesitaba para proclamarse campeón. El partido comenzó de forma inmejorable para ellos. A la media hora de juego el Madrid ya dominaba por 0-2 gracias a los goles de Hierro y Hagi, y el champán empezó a salir de las neveras. Error garrafal.
Quique Estebaranz acortó distancias antes del descanso. Ricardo Rocha, en propia meta, empataba sin querer el partido para los chicharreros. Miedo en el cuerpo. El Barça ganaba fácil al Athletic y la Liga se esfumaba. Un error de Chendo aprovechado por Pier dejaba el 3-2 definitivo. Las lágrimas inundaron a los jugadores blancos. La Liga estaba perdida...
Más de lo mismo
Sólo un año después, en la temporada 92/93, la vida parecía dar una revancha al Real Madrid. De nuevo Madrid y Barça llegaban prácticamente empatados a la última jornada, y otra vez el Madrid dependía de un triunfo en Tenerife para cantar el alirón. Parece mentira, pero la pesadilla volvió a reproducirse. Consciente del pasado, el Madrid dirigido por Benito Floro salió al campo atemorizado. Dertycia, aquel calvísimo delantero argentino, marcó el 1-0 a los 11 minutos. La Liga volvía a pasar ante los ojos madridistas.
Antes del descanso el capitán tinerfeño Chano ponía el 2-0 en el marcador. La desesperación se apoderó de los jugadores blancos, que aún así intentaron la machada. Hasta tres penaltis llegaron a reclamar a Gracia Redondo, colegiado de aquel partido, pero no hubo manera. Por segundo año consecutivo el Madrid fallaba en el momento decisivo y daba inicio a su leyenda negra con la isla canaria.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Mundial Sudáfrica 2010
Facebook ABC.es