Sábado, 26-09-09
POR ANTONIO ASTORGA
MADRID. Hemeroteca.abc.es. La isla del tesoro de ABC ya descuella en el archipiélago de Internet. Ayer, en un multitudinario acto al que acudió el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, y que fue glosado por el director de ABC, Ángel Expósito; el subdirector de ABC.es, Manuel Erice; el director de la Real Academia de la Historia, Gonzalo Anes; la escritora Julia Navarro y el dibujante y académico Antonio Mingote, principió su maravillosa singladura la Hemeroteca digitalizada de ABC, que cubre tres siglos de Historia. Se abre el cofre de un tesoro único y legendario que comprende entre 15 y 20 millones de artículos y 5 millones de páginas digitalizadas. Siglos XIX, XX y XXI, desde 1891 hasta las noticias y las fotos de hoy mismo, incluidas las del Metropolitan, a golpe de ratón. Así lo pudo comprobar el propio ministro Gabilondo, que fue recibido por el presidente de Vocento, Diego del Alcázar; el consejero delegado de Vocento y de ABC, José Manuel Vargas; la Presidenta-Editora de ABC, Catalina Luca de Tena; y el director general de ABC, Fernando Berridi. El ministro Ángel Gabilondo buscó un ordenador para bucear por la isla del tesoro de ABC. Seguramente buscaría en la Hemeroteca digitalizada de ABC argumentos que enriquezcan su futuro pacto por la Educación.
Tres siglos de Historia
ABC pone en manos de los internautas un legado maravilloso, único, inalcanzable: la Hemeroteca digitalizada de ABC, que atesora todo Blanco y Negro (desde 1891), todo ABC (desde 1903 a nuestros días), y los suplementos (desde el cultural, cita ineludible los sábados literarios, hoy ABCD las Artes y las Letras, hasta D7). Se abre de par en par, al mundo entero, la historia de nuestro tiempo, la historia de España, la historia de ABC.
El espíritu de don Torcuato
El director de ABC, Ángel Expósito, descorchó la Hemeroteca digitalizada de ABC confesando que el de ayer «es uno de esos acontecimientos que, en la vida personal y profesional, uno nunca se imaginaba que le podían pasar. Para esta Casa es un honor enorme celebrar este día, haber llegado hasta aquí y poder abrir al mundo entero la Historia desde el año 1891 hasta hoy, que cubre tres siglos. Desde 1891, que empezó Blanco y Negro, desde 1903, que continuó ABC, hasta hoy mismo se pueden ver, leer y disfrutar en abc.es. Ahí está toda esta Casa». El director de ABC evocó al fundador de ABC, Torcuato Luca de Tena, que desde el primer momento se propuso que ABC fuese un periódico muy bien impreso y, alentado por este propósito, estudió y llevó a los talleres todas las innovaciones periodísticas. Don Torcuato sostenía: «Puedo decir y digo que sigo siendo más liberal que los que han hecho un modus vivendi de su liberalismo para después no practicarlo». Desde aquellas innovaciones que anunciara don Torcuato, ABC ha llegado, gracias a las tecnologías más avanzadas, al servicio del archivo, de la consulta, del lector y del internauta: «Gracias a las tecnologías hemos conseguido sacar a la luz esta Hemeroteca digitalizada. Entren en ella, en abc.es y gocen de la Historia», invitó Ángel Expósito.
A continuación, Manuel Erice, subdirector de abc.es, explicó el funcionamiento de esta sublime máquina del tiempo periodístico, agradeció a La Caixa su apoyo a una iniciativa, pionera en la Prensa de España, así como a la labor de todos los profesionales que desde distintos departamentos de ABC -Técnicos, Sistemas, Marketing, Publicidad, Redacción...- han edificado en seis meses la fabulosa Hemeroteca digitalizada que ABC ofrece al mundo entero, una obra para emocionarse.
Somos lo que recordamos
Y se emocionaron con la Hemeroteca digitalizada de ABC el director de la Real Academia de la Historia, Gonzalo Anes, para quien el inigualable legado de abc.es «nos proporcionará importantísima información sobre finales del siglo XIX, todo el siglo XX y lo que llevamos de XXI. Como director científico del Diccionario Biográfico tengo que señalar que los académicos estamos todos muy satisfechos de tener acceso a esta Hemeroteca». Gonzalo Anes evocó su más tierna infancia, cuando le leía ABC, durante cuatro horas, a su padre y aprendía geografía de las informaciones sobre los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial que narraba, lo que le permitió obtener Matrícula de Honor: «ABC, en la objetividad posible de esos años, logró transmitir esas ideas de libertad y de liberalismo que siempre han caracterizado al periódico». «Somos lo que recordamos», dibujó la escritora Julia Navarro para subrayar que «ningún otro grupo editorial o periodístico español podría realizar un proyecto como el que nos regala ABC. Por la sencilla razón de que el paso previo para poder recordar es haber vivido, y escrito sobre lo que tratamos».
Antonio Mingote, más de medio siglo en ABC incardinando su talento como un tesoro de Alí Babá inagotable, y publicando a diario su viñeta, confesó que ABC ha sido para él como el silabario en el que aprendió a leer. ABC es para Mingote un huerto en el que cultiva lo mejor de sí mismo este hombre machadianamente bueno y maestro de la vida. Entre ABC y Mingote hay una ligazón sentimental.

Enviar a:

¿qué es esto?