La Fiscalía de Honduras afirma que el presidente depuesto, Manuel Zelaya, está obligado a comparecer ante la justicia para responder por los delitos de corrupción que se le imputan y por sus supuestas violaciones a la Constitución
Zelaya responderá por las acusaciones de corrupción, advierte la Fiscalía
La Fiscalía dice que Zelaya debe responder por los delitos de corrupción
La Fiscalía de Honduras dijo este martes que el presidente depuesto, Manuel Zelaya, está obligado a comparecer ante la justicia para responder por los delitos de corrupción que se le imputan y por
sus supuestas violaciones a la Constitución.
"Si (Zelaya) se presenta, comparecemos ante los órganos judiciales y punto", aclaró el fiscal especial contra la Corrupción, Henry Salgado, al recordar que "hay una orden judicial que nosotros
creemos que tendría que ser ejecutada".
Salgado dijo que está a la espera de que las fuerzas de seguridad del Estado den cumplimiento a la orden de captura contra el mandatario depuesto que ayer regresó por sorpresa a Tegucigalpa, 86 días después de haber sido derrocado, y se refugió en la Embajada de
Brasil en Tegucigalpa.
"Nosotros sólo esperamos la actividad policial en relación a una orden judicial, normalmente como cualquier persona, al igual como cualquier hondureño que esté llamado a juicio", insistió al referirse a Zelaya como "una persona sometida a un proceso (judicial) al cual tiene que responder".
El fiscal explicó que por encontrarse ya en territorio hondureño, el mandatario depuesto "tiene que comparecer a los órganos judiciales" y aclaró que tendrá el derecho a la defensa en caso de
que se comience un juicio en su contra.
"No decimos que son culpables, serán culpables a través de una sentencia judicial, la cual, como no han sido habidos, no podemos determinarla en este momento", manifestó en declaraciones citadas por
el diario local 'El Heraldo'.
La Fiscalía interpuso el primer recurso contra Zelaya el pasado 25 de junio por presuntamente incurrir en delitos contra la forma de gobierno, traición a la patria, abuso de autoridad y usurpación de funciones. Posteriormente, se presentó otra acusación por delitos contra la Constitución al convocar a un reférendum, declarado ilegal,
con el que pretendía reformar la Carta Magna.
El 29 de julio la Fiscalía presentó otro recurso en el que le imputaba por los delitos de abuso de autoridad, falsificación de documentos públicos, fraude y uso de documentos falsos.
Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia se reunieron ayer, poco después de que se confirmara la presencia de Zelaya en Honduras. Lo mismo hicieron algunos jueces de los Juzgados de lo Penal en Tegucigalpa, según informó 'El Heraldo'.
Actualizado Martes, 22-09-09 a las 18:58
El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, denunció hoy que está "en peligro" y que la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde está refugiado, está "rodeada" y "prácticamente militarizada", en declaraciones a la emisora colombiana Caracol Radio.
"Sabemos que estamos en peligro, han rodeado la embajada ...) se han tirado bombas lacrimógenas encima de la embajada, han sacado a gente a tiros", comentó Zelaya.
En el interior de la sede diplomática brasileña permanecen Zelaya, varios familiares y seguidores suyos, así como periodistas de medios afines al derrocado presidente.
Decenas de seguidores de Zelaya que estaban apostados frente a la embajada brasileña fueron dispersados hoy por la policía con gases, balas de goma y agua.
La capital hondureña vive un ambiente tenso desde que el lunes llegó por sorpresa el derrocado gobernante, 86 días después del golpe de Estado.
Zelaya fue expulsado del país el 28 de junio pasado por los militares y sustituido ese mismo día, por decisión del Parlamento, por Roberto Micheletti, entonces titular del Legislativo.
"Estamos en una lucha porque se restituya la democracia, la paz. Pedimos la colaboración a la comunidad internacional", insistió Zelaya en su diálogo con Caracol Radio.
El único "arreglo pacífico" posible en Honduras "sólo se puede considerar respetando la voluntad del pueblo, que me eligió a mí como presidente", subrayó.
"La sangre está corriendo" en Honduras "desde el día del golpe de Estado", pero "esta batalla sabemos que tenemos que ganarla de cualquier manera", concluyó Zelaya.
Enfrentamientos frente a la embajada
Decenas de seguidores del destituido mandatario Manuel Zelaya han comenzado a ser desalojados de la zona de Palmira-Guanacaste en Tegucigalpa, según informa el diario hondureño "La Prensa".
Los manifestantes, que se encuentran apostados en las calles a pesar del toque de queda decretado por Roberto Micheletti ayer, comenzaron a ser dispersados por la Policía.
Los seguidores de Zelaya prendieron fuego a un patrulla policial y han buscado refugio en los negocios cercanos. La Policía ha lanzado gases lacrimógenos para controlar la situación.
Manuel Zelaya Rosales ingresó a Honduras ayer por la mañana de incógnito y se mantiene refugiado en la embajada de Brasil, desde donde ha llamado a la resistencia de sus seguidores.
El gobierno de Roberto Micheletti pidió al país sudamericano que entregue a Zelaya para que éste sea presentado ante los tribunales de justicia a responder por varios delitos de los que se le acusa durante su gestión. Micheletti acusó a Brasil de ser responsable de cualquier acto de violencia. Un helicóptero sobrevuela la zona.
Brasil niega haber planeado el regreso de Zelaya
El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, ha dicho hoy en Nueva York que le ha pedido al depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, que evite que el gobierno de Micheletti invada la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde Zelaya se ha refugiado.
Lula ha hablado por teléfono con Zelaya esta mañana, y éste último le ha dicho que ha pasado una noche tranquila.
«Le he pedido simplemente que no dé ninguna razón a los líderes del golpe de estado para que su vuelta no acabe en violencia», ha dicho Lula, añadiendo que Zelaya ha pedido a sus seguidores que no protagonicen actos violentos.
«No podemos aceptar que, por diferencias políticas, la gente crea que tiene el derecho de echar a un presidente electo de forma democrática», sentencia Lula.
Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores brasileño, Celso Amorim, rechazó que su país haya planeado el regreso a Honduras del presidente hondureño derrocado, Manuel Zelaya, después de que la Embajada brasileña lo acogiera en su legación. No obstante, Amorim subrayó su deseo de que el regreso de Zelaya contribuya a "una solución rápida" que ponga fin a la crisis política que vive el país.
"Nosotros no planeamos nada", aseguró el jefe de la diplomacia brasileña en rueda de prensa desde Nueva York, en vísperas de la celebración de la 64 Asamblea General de la ONU.
Amorim aseguró que "Zelaya dijo que llegó a Honduras por medios propios y pacíficos", mientras el Gobierno brasileño se limitó a aceptar que se refugiara en las dependencias de la Embajada brasileña en Tegucigalpa.
"Nos informaron que Zelaya estaba en las inmediaciones, nos preguntaron si podía venir a la embajada y le dimos la autorización", solicitado poco antes de su llegada, precisó el canciller brasileño, citado por el diario hondureño 'La Prensa'.
Amorim explicó que "una diputada hondureña vinculada al ex presidente Zelaya llamó diciendo que la señora del Presidente quería conversar con nuestro encargado de negocios", algo que ocurrió entre 40 minutos y unas horas antes del regreso de Zelaya.
Brasil, que rompió relaciones diplomáticas con el gobierno golpista encabezado por Roberto Micheletti, reclamó tanto al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y al Gobierno estadounidense que garantizaran que no existiera ningún tipo de amenaza contra la seguridad de Zelaya ni el personal de la embajada brasileña por acogerlo, precisó Amorim.
En cualquier caso, el jefe de la diplomacia brasileña subrayó su deseo de que el regreso de Zelaya habra "una nueva etapa en las discusiones y que una solución rápida, basada en el derecho constitucional, pueda ser alcanzada".
El inesperado regreso de Zelaya --es la tercera vez que intenta y la primera en la que logra entrar en suelo hondureño tras el golpe militar del 28 de junio--, ha provocado una gran agitación social en el país donde sus simpatizantes han salido a las calles para celebrarlo mientras que el Gobierno interino representado por Roberto Michelleti ha anunciado el toque de queda.
Micheletti niega que haya habido un error de inteligencia
El Gobierno 'de facto' hondureño de Roberto Micheletti rechaza que el regreso al país del presidente derrocado Manuel Zelaya se deba a un error de Inteligencia y justifica que éste haya podido entrar en territorio hondureño por los "muchos puntos ciegos" en la frontera del país.
El viceministro de Defensa, Gabo Jalil, rechazó este extremo en declaraciones a la prensa desde Tegucigalpa cuando tanto Brasil ya habría confirmado el regreso de Zelaya.
"No le podría dar una conclusión al respecto. . . recordemos que en Honduras hay muchas formas de entrar, hay muchos puntos ciegos" en la frontera, recalcó, citado por el diario 'La Prensa'.
El propio Zelaya, que ha encontrado refugio a su llega al país en la Embajada brasileña en la capital hondureña, admitió que recibió ayuda para poder entrar en el país.
"Tuve colaboración pero no puedo decirlo para que no molesten a nadie", explicó en declaraciones recogidas por los medios locales a su llegada a Honduras.
Zelaya admitió que su travesía para llegar a Honduras procedente de Nicaragua duró más de 15 horas, que tuvo que recurrir a "diferentes transportes" para ello y cruzar "casi media Honduras y media Centroamérica" para llegar a Tegucigalpa este lunes.
Brasil ya ha dejado claro que no ha tenido nada que ver con el regreso de Zelaya a Honduras --la primera vez que consigue entrar en el país tras el golpe de Estado del pasado 28 de junio tras dos intentos fallidos anteriores-- y que simplemente se limitó a autorizar su acogida en su legación en Honduras.
Zelaya espera reunirse con representantes del Gobierno 'de facto' para buscar una solución a la crisis política. En un principio se había dicho que Zelaya se reuniría con las autoridades interinas en la sede de las Naciones Unidas en Tegucigalpa, pero esa información fue desmentida por funcionarios del organismo en Honduras.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es