Lunes, 21-09-09
La gripe A y el posible contagio masivo con la llegada del otoño han monopolizado la actualidad en las últimas semanas. El epidemiólogo del Distrito Sur del Servicio Andaluz de Salud, Jesús González, aclara las dudas generadas al respecto.
-¿Cree que se ha generado demasiada alarma con la gripe A?
-En principio, la gripe A se diferencia de la estacional en que presenta una mutación mayor. Todos los años, el virus de la gripe muta, por eso nos tenemos que vacunar cada otoño, pero cada 40 o 50 años se producen mutaciones mayores, lo que quiere decir que el virus cambia más. No hay motivo de alarma, pero sí hay que estar más expectante porque no se sabe qué va a pasar.
-Entonces hay que estar alerta, pero no excesivamente preocupados.
-En estos momentos tenemos bastantes datos de lo que ha ocurrido en el hemisferio Sur durante el invierno y la experiencia nos dice que el virus que produce esta gripe se está comportando de forma leve. Más del 95 por ciento de los casos han cursado sin problemas, lo que es un dato mejor que el de la gripe común.
-Uno de los aspectos que más preocupa es cómo distinguir la gripe A de la estacional.
-Es cierto que esto ha generado confusión. Incluso se ha llegado a decir que este año va a haber dos gripes y que los casos se van a duplicar. Es habitual que los virus gripales coexistan y que uno de los virus acabe suplantando al otro. Lo que pasará este año es que la mayor parte de los casos de gripe estarán producidos por el virus H1N1 y el número total de casos será similar al de campañas anteriores.
-¿Y cómo se distingue el tipo de virus?
-Clínicamente es totalmente indistinguible, pero es que no tiene la menor importancia. Ahora cuando alguien tiene síntomas gripales, el médico diagnostica un cuadro gripal y pone su tratamiento, que es el mismo en la gripe A y en la estacional. Al igual que se deben aplicar las mismas medidas para evitar el contagio. El diagnóstico epidemiológico se buscará sólo en los casos graves y en los pacientes de grupo de riesgo, como las embarazadas. A estos pacientes sí se les hará un análisis para estudiar el comportamiento del virus.
-Ha mencionado a las embarazadas. Los sindicatos de Enseñanza pidieron un permiso especial para las docentes en estado para evitar el contagio. ¿Está justificada esta medida?
-Desde el punto de vista epidemiológico, lo que se ha observado con las embarazadas es que, como también ocurre con la gripe estacional, son un grupo de riesgo porque tienen una mayor probabilidad de sufrir complicaciones por el virus de la gripe. Sin embargo, el porcentaje total de pacientes con complicaciones es muy bajo, por lo que en la mayoría de las embarazadas que padezcan la gripe el virus se comportará de manera similar a en el resto de la población. Ahora bien, yo no me puedo posicionar sobre si deben o no ir a trabajar.
-Muchas de las personas que han fallecido por complicaciones derivadas de la gripe A eran jóvenes. ¿Por qué este virus afecta más a jóvenes y a niños?
-Probablemente, y esto es una teoría, puede que el virus que ha mutado tenga una cepa similar a otra que circuló hace 40 años. La población mayor ya produjo anticuerpos y los jóvenes, no.
-¿Qué porcentaje de ciudadanos podrían enfermar de gripe?
-Nos podemos basar en las estadísticas del hemisferio Sur y ahí hemos visto que el porcentaje es similar al de la gripe del año pasado.
-La llegada de la vacuna ha cambiado varias veces de fecha. ¿Habrá tiempo de inmunizar a la población?
-La vacuna se pondrá cuando se sepa que es segura y los inoculados tardarán unas dos semanas en generar los anticuerpos. La efectividad de la vacuna contra el H1N1 dependerá de cuándo se alcance el pico de la gripe, algo que no sabemos. Si el pico llega antes de la vacuna, ésta no surtirá efecto.

Enviar a:

¿qué es esto?


Facebook ABC.es