Israel se limita a decir que estudiará el informe
Israel ha acogido con frialdad el informe presentado hoy por un Comité de la ONU que le acusa, junto con la milicia de Hamás, de haber cometido "crímenes de guerra" durante su ofensiva en Gaza de diciembre y enero pasados.
Israel, que rechazó cooperar desde un principio con la investigación por considerar que su mandato era "claramente parcial", leerá "el informe con atención, como hace con todos los informes preparados por organizaciones nacionales e internacionales", a pesar de sus "reservas", apuntó el Ministerio de Exteriores en un comunicado.
Actualizado Martes, 15-09-09 a las 17:52
La investigación de Naciones Unidas sobre el conflicto israelo-palestino del pasado invierno en Gaza ha hallado evidencias de que se produjeron «crímenes de guerra» pòr parte del Ejército hebreo y de la milicia del movimiento radical Hamás.
La ONU concluye que «Israel realizó acciones que podrían considerarse crímenes de guerra, posiblemente crímenes contra la humanidad», aseguró en la presentación del informe el jefe del comité, el jurista sudafricano Richard Goldstone.
El informe señala que Israel no tomó las precauciones necesarias para limitar en lo posible la muerte de civiles durante las 18 operaciones militares realizadas en territorios palestinos, ni Hamás hizo lo propio en sus ataques en el sur de Israel.
Operación "Plomo Fundido"
"La misión ha concluido que las acciones que se llevaron a cabo constituyen crímenes de guerra y posiblemente crímenes contra la humanidad", aseguró en la presentación del informe el jefe del comité, el jurista sudafricano Richard Goldstone.
El informe de 574 páginas señala que la operación militar israelí "Plomo Fundido" tenía como blanco toda la población de Gaza, como parte de una política de "castigo colectivo" que se había iniciado en junio de 2007 con el bloqueo impuesto al territorio palestino después de que Hamás tomara allí el poder.
La ofensiva israelí se inició con una serie de bombardeos aéreos el 27 de diciembre de 2008, dio paso a una invasión terrestre que finalizó el 18 de enero y dejó atrás más de 1.400 palestinos muertos, en su mayoría civiles.
Los cuatro miembros del comité aseguran en el informe que los militares israelíes utilizaron "la fuerza de manera desproporcionada" contra civiles palestinos, con el bombardeo de almacenes de alimentos, zonas residenciales, fábricas y equipo de potabilización de agua.
"Por los hechos analizados, la misión halla que la destrucción (de estas instalaciones) tenían como fin negarle el sustento a la población civil", resalta el documento, que califica de "ilegal" los ataques a residencias privadas, pozos y tanques de agua potable.
Población palestina sin alimentos, empleos, vivienda y agua
También considera que las acciones israelíes en Gaza, con las que privó a la población palestina de alimentos, empleos, vivienda y agua, además de libertades como la de movimiento, podrían ser consideradas por un "tribunal competente" como crímenes contra la humanidad.
Asimismo, el comité asegura que la investigación de 36 incidentes específicos demuestra que en la mayoría de los casos los militares israelíes ignoraron el principio fundamental del derecho internacional de "distinguir" entre objetivos civiles y militares.
"Si se tiene en cuenta la planificación que se llevó a cabo, el uso de la mejor tecnología disponible para ejecutar esos planes, además de la declaración del Ejército israelí de que no se cometieron errores, la misión concluye que los incidentes y los patrones de conducta analizados en el informe son el resultado de decisiones políticas deliberadas", apunta.
El comité asegura que los lanzamientos de cohetes desde Gaza a poblaciones en el sur de Israel constituyen también "crímenes de guerra y podrían llegar a ser crímenes contra la humanidad" por su naturaleza indiscriminada.
Ataques deliberados contra civiles
"El lanzamiento de cohetes y morteros que no pueden apuntarse con suficiente precisión a objetivos militares viola el principio fundamental de la distinción" entre civiles y combatientes, afirma el documento, que los considera "ataques deliberados contra la población civil".
Los miles de cohetes lanzados por las milicias palestinas de la franja han causado cerca de veinte muertos en siete años en las poblaciones israelíes.
En sus conclusiones, el comité señala que ninguno de los dos bandos ha llevado a cabo investigaciones "creíbles" de las posibles violaciones cometidas durante el conflicto.
Por ello recomienda al Consejo de Seguridad de la ONU que obligue al Gobierno israelí y a las autoridades en Gaza a informarle en los próximos seis meses de sus acciones en esa materia.
Si no responden de "buena fe" a las indicaciones del órgano de Naciones Unidas, el comité recomienda que se traslade la investigación de la operación "Plomo Fundido" a la Corte Penal Internacional.

Enviar a:

¿qué es esto?


Facebook ABC.es