Un «iluminado» secuestró el avión de Aeroméxico
Actualizado Jueves, 10-09-09 a las 14:30
Un boliviano de 45 años, fanático religioso y con problemas psiquiátricos, fue el único autor del secuestro del avión de Aeroméxico que, procedente de Cancún, fue desviado al aeropuerto de la capital. Tras ser reducido por la policía federal, sin que se produjeran víctimas ni entre la tripulación ni entre los 104 pasajeros, el secretario (ministro) de Seguridad Pública, Genaro García Luna, identificó al secuestrador como José Marc Flores Pereira, quien estuvo preso en el penal de Santa Cruz y, además de pastor religioso, es adicto a las drogas y alcohólico.
El propio detenido reveló ante los medios que actuó por "revelación divina", ya que la fecha de ayer, 9/9/09, corresponde invertida al 666, el número de la Bestia según el Libro de la Revelación de San Juan. Flores reclamaba entrevistarse con el presidente Felipe Calderón para pedirle que congregase a una multitud en el Zócalo (plaza mayor) de la Ciudad de México, a la espera de un mensaje de Jehová.
La supuesta bomba que portaba el secuestrador no eran más que unas latas y unas bombillas; además del Espíritu Santo que, según el trastornado, lo acompañaba en su misión.
Los pasajeros se enteraron de lo ocurrido ya en tierraLa mayoría de pasajeros del avión secuestrado hoy en México no tuvo conciencia de lo que sucedía hasta que el avión se desplazó, ya en tierra, a una zona remota del aeropuerto de la capital mexicana, mientras el piloto les avisaba de que estaban negociando con los secuestradores.
Marco Ramírez, uno de los pasajeros, dijo a la cadena Televisa que al tocar tierra la aeronave, la tripulación les informó de que se estaba dando una "situación de negociación que escapaba de la aerolínea" y pidieron que niños y mujeres se trasladaran a la cola del aparato.
"Nos hablaban de que el avión lo había tomado una persona. Nos lo comunicaron por el radio", dijo por su parte otra de las personas que viajaban en la aeronave identificada como Rodrigo Padilla.
Adriana Romero, una de las primeras en salir, explicó que apenas entendieron lo que pasaba cuando el avión fue rodeado por varios vehículos de las fuerzas de seguridad mexicanas, con efectivos que entraron a la nave y comenzaron a sacarlos. Romero dijo que entre los pasajeros uno de los secuestradores fue identificado como "un fanático boliviano" con una biblia.
Según las imágenes mostradas por Televisa, tras abandonar el avión las personas que viajaban en ella, varios policías ingresaron en él y minutos después sacaron a alrededor de ocho hombres esposados.
Padilla explicó que en la sala de abordaje del avión en Cancún, el destino del Caribe mexicano de donde procedía el vuelo, vio a varios hombres nerviosos y que no paraban de moverse.
Ya en vuelo, uno de ellos se levantó varias veces para sacar cosas de los armarios superiores destinados al equipaje de mano, agregó. "Fueron momentos muy difíciles, de mucha impresión, de mucho susto", indicó por su parte Rocío García, otra pasajera.
García también hizo referencia a un hombre como posible secuestrador o cabeza del secuestro. "Era una persona de cuerpo robusto, morena, bien vestida".
El avión, un boeing 737 que cubría el vuelo 576 de la compañía Aeroméxico, aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México a primera hora de la tarde y mantuvo en vilo a la población durante una hora, aproximadamente, que fue el tiempo que duró el secuestro.
Inicialmente se dijo que los secuestradores eran tres, de origen boliviano, y que cargaban tres paquetes con cinta adhesiva de color canela con explosivos que iban a detonar si el presidente del país, Felipe Calderón, no los atendía.
Según Televisa, el embajador de Bolivia en México, Jorge Mancilla, negó en declaraciones a los periodistas mexicanos que los secuestradores sean bolivianos.
«Fue un momento de prueba para todos»El presidente de México, Felipe Calderón, aseguró hoy que el secuestro de un avión en México, "fue un momento de prueba para todos, para la sociedad y el gobierno". El mandatario hizo algunos comentarios en el avión presidencial durante el viaje hacia Campeche en donde al salir señaló: "Que susto *verdad? . Estuvo duro, *no? ".
"Afortunadamente las cosas salieron bien, quiero felicitar al gabinete de Seguridad que se movilizó inmediatamente, que estuvieron atentos, desde luego la fuerza de reacción de la Policía Federal que tomó control del avión", indicó Calderón, según citó el diario mexicano 'El Universal'.
El presidente, que viaja en estos momentos a Campeche dijo que fue un momento muy intenso, muy tenso. "Me siento muy satisfecho por la manera en que se resolvió sin que hubiera víctimas que lamentar, y además con una gran responsabilidad de parte de las fuerzas encargadas del orden que tomaron rápidamente el control de la situación".
Asimismo, informó de que siguió este momento de crisis "ahí en mi oficina en Los Pinos, en contacto permanente con el gabinete de Seguridad a través del sistema de teleconferencia y telefónico" y reveló que fue informado de la situación cuando el avión secuestrado aún se encontraba en vuelo rumbo a la ciudad de México.
"Supe cuando el avión estaba todavía en vuelo, a la altura de Veracruz, más o menos, no quisiera entrar en detalles, pero la prioridad era primero hacer aterrizar el avión. Afortunadamente pudimos captar la información de que los pilotos tenían control de la cabina, para nosotros era elemento clave", añadió.
"Tomamos la información que pudimos de que no se veía el manejo de armas de manera visible, estuvimos tomando información de los pasajeros del abordaje en Cancún mismo, del equipaje y afortunadamente los pilotos mantuvieron la calma y aterrizaron el avión", indicó el mandatario.
Calderón felicitó a la tripulación del avión, "que actuó con mucho valor y a los pasajeros cuya situación fue sensata y seria y contribuyó a que las cosas salieran bien". En estos momentos Calderón se encuentra en el avión presidencial rumbo a Campeche.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es