La «venusiana» del primer ministro
Miyuki (izq.), esposa del primer ministro electo de Japón, durante la pasada campaña electoral | AFP
Al primer ministro «in péctore» de Japón, Yukio Hatoyama, lo llaman el «extraterrestre» por su carácter excéntrico, sus ojos saltones y el pelo alborotado que le abomba la cabeza y le da cierto aire a «ET». Pero es su mujer, Miyuki, la que asegura que ha visitado otros planetas.
«Mientras estaba dormida, creo que mi alma viajó en un platillo volante triangular y llegó a Venus», escribió el año pasado la esposa del próximo primer ministro de Japón en un libro titulado «Cosas muy extrañas que me he encontrado». Y tanto, ya que Miyuki describió dicho planeta como «un lugar muy hermoso y muy verde», aunque no llegó a decir si estaba poblado por alienígenas de ese mismo color.
Según esta ex actriz, que tiene ya 66 años y es cuatro años mayor que su esposo, su abducción tuvo lugar hace dos décadas, cuando todavía compartía lecho con su anterior marido, del que se divorció para casarse con Yukio Hatoyama.
Romper la rígida imagen
«Cuando me desperté, le conté que había estado en Venus, pero él me dijo que lo más seguro es que habría sido un sueño», escribe Miyuki, quien indica que «mi actual esposo tiene una manera muy distinta de ver las cosas y lo más seguro es que habría exclamado: ¡Oh, es genial!». Algo que tampoco resulta demasiado sorprendente, sobre todo teniendo en cuenta que Yukio Hatoyama ha sido apodado el «Alien» de la política nipona.
Dejando al margen los rocambolescos detalles de una abducción que haría las delicias del agente Mulder de «Expediente X», la mujer del futuro primer ministro nipón amenaza con romper la recatada imagen de las consortes en un país famoso por sus exquisitas formas.
Nacida en Shangai en 1943 durante la ocupación japonesa de China, Miyuki creció en la ciudad portuaria de Kobe. Durante los años 60 formó parte de la compañía de teatro «Takarazuka», formada exclusivamente por mujeres, que también interpretan papeles masculinos.
Después se trasladó a Estados Unidos, donde conoció a su actual marido, Yukio Hatoyama, cuando éste estaba estudiando un doctorado en la prestigiosa Universidad de Stanford. El amor que surgió entre ellos fue tan fuerte que Miyuki no dudó en dejar a su marido de aquel entonces para casarse con Yukio, con quien tiene un hijo de 33 años que es investigador en la Universidad de Moscú.
Debido a su carácter extrovertido y alegre, la ex actriz ha conquistado a los medios japoneses, que suelen retratarla sonriente y relajada en los mítines de su marido. Autora de varios libros de cocina sobre la «alimentación espiritual» o las recetas macrobióticas de Hawai, su presencia es habitual en programas de televisión para dar consejos culinarios, sobre la forma de vestir o la decoración.
Masaje en los pies
En casa, no habla de política con el primer ministro electo, al que prefiere hacerle un masaje en los pies después de una agotadora jornada y peinar cada mañana... o más bien despeinar a juzgar por el resultado. «Mi marido es un hombre común en la vida cotidiana. Después de la comida, se levanta y va a la cocina, donde se obstina en lavar los platos», confesó Miyuki en una reciente entrevista en la que confesó su gran sueño: «Todavía creo que puedo hacer una película en Hollywood. Por su puesto, el actor protagonista será Tom Cruise. ¿Por qué? Porque sé que él fue japonés en otra vida».
Por su parte, Yukio Hatoyama no duda en llamar a su mujer su «sol», ya que, según ha contado, «me siento aliviado cuando vuelvo a casa porque ella recarga mis baterías». Tal para cual: una abducida para un «extraterrestre».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es