Actualizado Viernes, 04-09-09 a las 09:56
Los esfuerzos en la lucha contra el consumo de sustancias ilegales en la Ley antidopaje española parecen no haber dado sus frutos a tenor de las críticas expuestas en el informe del Comité Olímpico Internacional (COI) en referencia a la candidatura olímpica de Madrid 2016.
No en vano, el Gobierno siempre ha defendido de una manera "clara" y "contundente" que la normativa española, la herencia de la 'Operación Puerto', se ha adaptado a la internacional. El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzy, se ha mostrado "optimista" al considerar que las dudas sobre el dopaje quedarán al cien por cien resueltas en el plazo que hay".

De la misma opinión es el director de la Agencia Estatal Antidopaje, Francisco Javier Martín del Burgo, quien considera que la candidatura de Madrid "reúne todos los requisitos en materia de lucha contra el dopaje".
Sin embargo, el informe del COI ha caído como un jarro de agua fría en todos los organizadores. ¿Realmente España incumple la ley internacional? Para la presidenta de la Comunidad de Madrid, Espanza Aguirre, así es, pues ha mostrado su sorpresa a que la legislación española "no se haya adaptado todavía a la internacional".
Puntos polémicosLos puntos más polémicos del decreto vigente vienen con los artículos 45 y 47 (PDF). En el primero, correspondiente al apartado 1.c, la normativa exige sólo informar a las autoridades antidopaje de las ausencias del domicilio habitual cuando son superiores a tres días. Sin embargo, a nivel a internacional se pueden tomar muestras por sorpresa al deportista durante las 24 horas del día. Es decir, a cualquier hora, por lo que el deportista deberá permanecer localizado en todo momento.

En el segundo, se advierte que, a nivel nacional, "los controles de dopaje fuera de competición no podrán iniciarse ni realizarse durante una franja horaria comprendida entre las once de la noche y las ocho de la mañana del día siguiente", lo que viene siendo la franja de descanso.
Pese a todo, en una resolución posterior, la ley ha advertido que "excepcionalmente" se podrán realizar controles fuera de competición a cualquier hora, una 'excepcionalidad' que Lissavetzky ha defendido a capa y espada que es "suficiente" para cumplir con los requisitos internacionales. Ante esta delicada situación, que puede llevar al traste la elección de Madrid como ciudad olímpica, el Gobierno ha aclarado que si existe la duda en el COI respecto de qué actuación se seguiría en los Juegos Olímpicos, "prevalecería la regulación internacional".
A juicio de Lissavetzky, la confusión en los expertos del COI obedece a que España "está produciendo legislación y lo que sea producir leyes puede entenderse de manera no adecuada". "Estamos convencidos de que en el plazo que hay hasta el 2 octubre estos aspectos quedarán resueltos. Madrid está en la final y ésta se juega el 2 de octubre y ocupa una posición que le puede llevar a ganar", ha considerado.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es