Nadie se cree la frase del presidente colombiano, Álvaro Uribe, de que «intenta convencer su alma de no lanzarse para un tercer periodo». Tras duros debates, postergaciones e incluso acusaciones de estar ofreciendo puestos de trabajo a cambio de votos, el Senado colombiano aprobó con 56 votos a favor y dos en contra, el informe de conciliación del referéndum para la reelección.
El proyecto de ley que consultará a la ciudadanía si quiere que se reforme la Constitución de 1991 dice así: «Quien haya sido elegido a la Presidencia de la República por dos períodos constitucionales, podrá ser elegido para otro período».
Hasta el mandato del presidente Uribe, un abogado de 57 años que llegó al poder en 2002 con la promesa de derrotar a las guerrillas, los presidentes en Colombia gobernaban durante cuatro años. Pero con Uribe los homicidios bajaron un 60%, los secuestros un 80% y mantiene un 70% de popularidad.
Sin embargo, a este referendo le falta un largo camino. Ahora debe ser aprobado por la Cámara de Representantes, donde necesita 83 votos; pero 86 de los 166 representantes no pueden votar porque están bajo investigaciones judiciales varias.
Eso sin contar las cuatro etapas que debe pasar una vez salga del Congreso. La primera: la sanción presidencial. La segunda: pasar por la Corte Constitucional para que evalúe la legalidad del trámite, lo que tarda como mínimo un año. La tercera: el visto bueno del procurador y, por último, las urnas, donde Uribe necesitaría que voten más de siete millones de personas.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es