Ana Patricia Botín es la única española que aparece en la lista que cada año elabora la prestigiosa revista
Angela Merkel, otra vez la mujer más poderosa del mundo, según «Forbes»
Actualizado Jueves, 20-08-09 a las 20:48
Ya van cuatro años consecutivos que la canciller alemana, Angela Merkel, encabeza la lista de las 100 mujeres más poderosas del mundo según la revista Forbes. Nadie le tose a la Merkel, que no sólo desbanca a las féminas con más poder de Estados Unidos sino que reina en las alturas con cierta fama de haberle enseñado los dientes a Barack Obama cuando se vieron las caras en la primera gira internacional de este último. En la lista de Forbes sólo aparece una española: Ana Patricia Botín, la directora ejecutiva de Banesto (45).
Eso significa que Botín queda sólo tres puestos por detrás de Su Graciosa Majestad la reina Isabel II de Inglaterra (42) y a tiro de cinco de la actual primera dama norteamericana, Michelle Obama (40). Por cierto que entre estas dos, en el puesto 41, se cuela la emperatriz de la comunicación Oprah Winfrey.
A todas las supera pero por poco la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, (36) y por un poco más la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (35). Clinton se ha despeñado desde el puesto 28 que ocupaba a estas alturas del año pasado, cuando todavía era candidata a la presidencia. Tiene el consuelo de que su antecesora, Condoleezza Rice, se ha caído totalmente de la lista al dejar el cargo.
En el 34 encontramos a Melinda Gates, la esposa de Bill Gates y cofundadora con él de la prestigiosa y multimillonaria fundación a la que por ejemplo ha donado el grueso de su fortuna Warren Buffett. Es sin embargo significativo que, aparte de Sheila Bair, presidenta de la Corporación Federal de Seguros de Depósito (FDIC), que va segunda después de Merkel, ninguna glamurosa protagonista de la política norteamericana figure en los puestos más altos de la lista.
En Washington el poder sigue siendo cosa de hombres. Y quien dice Washington, dice el mundo: de los puestos 3 al 10 no hay otra cosa que presidentas y directoras ejecutivas de empresas, como Indra Nooyi de PepsiCo (puesto 3). No aparece otra política hasta el puesto 11, ocupado por la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner.
En el puesto 13 aparece la india Sonia Gandhi y en el 17 la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde. No compite con Carla Bruni, que acapara portadas pero no ha llamado la atención de Forbes por su poder sobre Nicolas Sarkozy, por mucho que se le atribuya un papel crucial en la caída en desgracia de la ya exministra Rachida Dati, que tenía la gracia de ser la primera francesa de origen magrebí en llegar tan lejos.
Al puesto 22 se asoma la presidenta chilena, Michelle Bachellet. En el puesto 48 aparece la magistrada del Tribunal Supremo norteamericano Ruth Bader Ginsburgh, mientras su flamante nueva colega latina, Sonia Sotomayor, aparece en el puesto 54. Justo por delante de la también reciente y flamante presidenta de la Securities and Exchange Comission (SEC), la mujer llamada por Obama a apretarle las tuercas reguladoras a Wall Street. Mary Schapiro. Quizás las dos tengan opción de escalar posiciones más altas en la lista del año que viene.
Otra cara muy conocida que entra en la lista pero en un puesto relativamente bajo, el 75, es la reina Rania de Jordania. Se la considera y se la alaba como una de las mujeres más escuchadas del mundo árabe y más seguidas a través de su andadura en Twitter, donde tiene hasta 600.000 adictos. Completan la lista varias cabezas ejecutivas de grandes empresas asiáticas, la ministra de Economía de los Emiratos Árabes, Sheikha Lubna Al Qasimi (94)

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es