Actualizado Sábado, 15-08-09 a las 17:17
Se llama Juan Carlos González Marcos, aunque el mundo entero le conoce como "Pánfilo". Él, sin desearlo, se ha convertido en el último gran fenómeno de YouTube y, quizá lo más importante, en el grito desgarrador de todo un pueblo. Su historia comienza en el momento en que este cubano, en claro estado de embriaguez, decide interrumpir una entrevista que se estaba filmando sobre música de reggaeton en una de las calles de La Habana y con un grito casi ahogado clama ante la cámara: "¡Queremos Jama!" (comida en el argot popular). Tras ser zarandeado por el personaje entrevistado, abandona el plano para luego regresar y seguir propagando su grito de auxilio: "Hace falta comida, que hay tremenda hambre aquí. Graba lo que estoy diciendo que no es mentira. Tremenda hambre".
Lo que podría haber sido una mera anécdota ha llevado a este hombre a enfrentarse a dos años de carcel. La grabación fue emitida a través de una televisión en Miami y después lanzado al famoso portal de internet, donde ya lo han visto más de 328.000 personas.
El régimen cubano sospechó que «Pánfilo» podría haber sido comprado por la disidencia para lanzar esas proclamas ante la cámara y fue interrogado varias veces por ese asunto. Tanto es así, que «Pánfilo» mandó un vídeo a un canal de Miami para asegurar que nadie le había dado un centavo y que a él no le interesa la política, «ni la de aquí, ni la de allá». Pero sus palabras no han convencido a la justicia cubana que, según el Miami Herald, condenó al habanero a dos años en prisión. Según estos medios, fue un juicio vedado a todo el mundo menos a su madre y sus tres hermanos. El cargo que se le imputa es «peligrosidad social predelictiva», una figura del código penal cubano que permite la detención de personas que están en una situación proclive a cometer un delito. En el caso de "Pánfilo", el argumento que se esgrimió fue que llevaba diez años sin empleo. "La defensa articuló los términos de que era un hombre enfermo de alcoholismo, que lo es. Los acusadores alegan que Juan Carlos estuvo casi diez años sin trabajar para el gobierno. No hablaron en ningún momento de los vídeos", dice un periodista para cubaencuentro.com
«Pánfilo» parecía conocer su suerte cuando en un tercer vídeo anterior a la detención decía que sabía que se lo iban a llevar. En pleno malecón de La Habana y de nuevo en claro estado de embriaguez, «Pánfilo» repetía su célebre frase para acabar diciendo: «Yo no me quiero ir de Cuba. Yo sólo pido que ayuden a mi familia. Hay tremenda hambre».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es