Muchos españoles tuvieron que huir por indicación de la Embajada tras decretar Macías el estado de excepción _ Juan José Bima y Martí, uno de los evacuados en Río Benito, murió de un disparo en 1969
Murió de un tiro de fusil
Durante mucho tiempo el «asunto Guinea» fue «materia reservada», pero quienes vivieron «in situ» aquel periodo descolonizador todavía recuerdan con horror su huida de la ex colonia en 1969, pese a que oficialmente y durante mucho tiempo se negaran esas expulsiones de españoles.
La evacuación de tropas y personal civil de la ex colonia no fue tan idílica como decían las notas oficiales españolas, que hablaban de «evacuaciones pacíficas», y que cifraban en 1.200 personas y 514 vehículos privados (por vía marítima) y 3.809 personas (por vía aérea) en los 32 vuelos especiales que habilitó la compañía Iberia.
Sin embargo, según el testimonio y la documentación que en los años 80 aportó a ABC Carlos Fleitas, presidente de la Comunidad de Españoles con Intereses en África y ex alcalde de Santa Isabel, las evacuaciones no fueron ni mucho menos tan pacíficas.
La mayoría de colonos, funcionarios y religiosos españoles no salieron del país voluntariamente, sino después de recibir toda clase de vejaciones y humillaciones por parte del incipiente régimen tiránico de Macías cuyo derrocamiento cumple hoy 30 años.
El régimen pronto empezó a incautarse de las fincas de los españoles. En un momento dado el clima se hizo tan hostil, que por iniciativa de la propia Embajada de España se organizó la evacuación de muchísimos de los españoles que todavía quedaban en la ex colonia.
Diario de navegación
El diario de navegación del vapor «Kogo» -uno de los que participaron en la operación- da buen testimonio de ello. En dicho diario se acredita que «el 27 de febrero de 1969 a las 12.10 horas nos enteramos por radio de que debido a circunstancias especiales, la Embajada española había dado orden de evacuación a todos los blancos, replegándose en Bata».
El diario de navegación refleja también que a las 13.30 horas reciben una llamada de Bata, en la que avisan de que «el personal de la explotación J. Jover S.A., en Sendye, se dirige a Río Benito para pedirnos asilo». Lo mismo ocurre con el personal de Izaguirre, que reclama el rescate «porque ha ocurrido un hecho gravísimo».
«A las 15.00 horas nos enteramos por Radio Bata que había sido decretado el estado de excepción en todo el país». Más adelante, certifica el diario el fallecimiento en alta mar de Juan José Bima y Martí, uno de los evacuados en Río Benito. Aunque no se especifican las causas, Fleitas y los evacuados sabían perfectamente que había muerto por un disparo de fusil efectuado por un guardia nacional ecuatoguineano durante la evacuación y cuando se dirigía en una lancha, junto con otros 28 ocupantes, al vapor «Kogo».
Unos días después, el 2 de marzo de 1969, nacía una niña en el buque de Trasmediterránea «Ciudad de Pamplona». Fue bautizada en el propio barco por un dominico y recibió el nombre de María del Mar. Sus padres eran Alfonso Fernández Martínez y María del Carmen González Suárez.
Muy poco tiempo después España retiraba a su embajador de Guinea Ecuatorial ante el cariz que tomaba la revolución del dictador Macías, muy próximo a los postulados de la URSS.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es