La más alta embajada británica
La embajadora británica en España, Denise Holt, ayer durante la inauguración de la nueva sede | ERNESTO AGUDO
Viernes, 31-07-09
Reino Unido presume de tener en Madrid la «más alta embajada» de España y de Europa, situada entre la planta 38 y 41 de Torre Espacio, a 170 metros del suelo. El juego de palabras en inglés tiene más gracia. «Highest» significa altura elevada y, al mismo tiempo, denota mayor importancia o calidad. Un doble sentido para mostrar, sin petulancia, el orgullo de la nueva sede.
La embajadora de Reino Unido en España, Denise Holt, inauguró ayer oficialmente la nueva sede del Gobierno británico en uno de los cuatro rascacielos construidos recientemente en el Paseo de la Castellana. Las oficinas, en marcha desde hace dos semanas, reúnen tanto embajada como consulado general, antes repartidos en edificios diferentes.
El antiguo inmueble de la calle de Fernando el Santo había quedado obsoleto, según fuentes de la embajada, tanto por cuestiones de tamaño como de seguridad. La delegación británica en Madrid cuenta con 110 trabajadores, la mitad de la plantilla total en el país. España es el país con mayor número de consulados británicos, diez. Más incluso que cualquier país de la Commonwealth.
El volumen de residentes y turistas británicos en suelo español así lo exige. Reino Unido es el principal origen del turismo extranjero. En total, 16 millones de visitantes al año, el 27,6 por ciento. Muy por encima del segundo, Alemania, con el 17,6 por ciento.
La colonia británica, temporal y permanente, es de cerca de un millón de habitantes. Del millón total, 269.470 residen de forma estable. Después de Rumanía, es la mayor población de la UE en España. Marruecos, Ecuador y Colombia son los únicos países que superan a los británicos en España. Eligen preferentemente la costa. De hecho, en la Comunidad de Madrid, apenas residen 8.000 británicos durante todo el año.
El emblemático edificio en Fernando el Santo, junto a la plaza de Colón, se había quedado definitivamente pequeño ante este panorama. Los planes de mudanza comenzaron antes de la construcción de las cuatro torres. La elección de Torre Espacio se debe a la idea de «proyectar una imagen innovadora», según la embajadora.
La delegación británica ha diseñado el interior de las tres plantas según sus necesidades funcionales y, sobre todo, de seguridad. Afirman que compartir edificio no supone mayor peligro ya que «se cumplen todas las exigencias impuestas por el Foreing Office», el Ministerio de Exteriores británico. Las embajadas de Australia y Países Bajos también están ya instaladas en el mismo edificio, en plantas inferiores. En el primer trimestre de 2010 se mudará la sede de Canadá.
El antiguo edificio de la embajada británica se vendió a principios de año por 50,5 millones de euros. La intención del nuevo dueño es tirarlo por completo para disponer de los 8.200 metros cuadrados edificables. La sede en Torre Espacio está en régimen de alquiler. El cambio no supone la menor añoranza.La sede ha ido desplazándose según las necesidades desde que John Stile, el primer embajador inglés permanente en el extranjero, se instalase en la calle Alcalá para supervisar el casamiento de Catalina de Aragón con Enrique VIII de Inglaterra. De eso han pasado justo 500 años.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es