Todos los menores de 14 años serán vacunados contra la nueva gripe
La ministra, ayer, a su llegada al Congreso de los Diputados | EFE
¿Quiénes se deben vacunar?
Los grupos de riesgo son los siguientes:
-Menores de catorce años.
-Embarazadas.
-Enfermos crónicos.
-Personal sanitario y de otros servicios básicos (Policía, etc...).
¿Habrá vacunas para todos?
España ha comprado más de 15 millones de vacunas (37 millones de dosis) de la gripe A. Sanidad detalló que los tres primeros grupos de riesgo suman 11,4 millones de personas.
¿Cuándo se deben vacunar?
El calendario depende de cuándo esté disponible la vacuna, en fase de fabricación y ensayos clínicos. Sanidad asegura que dispondrá de la vacuna en otoño, «al mismo tiempo que el resto de la Unión Europea».
Los niños españoles de hasta 14 años serán vacunados contra la gripe A, ya que han sido incluidos entre los grupos de riesgo frente el virus H1N1. Así lo anunció ayer la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, en su comparecencia, a petición propia, en la Comisión correspondiente del Congreso de los Diputados.
Junto a los niños, componen los grupos de riesgo el personal sanitario y de otros servicios esenciales básicos (previsiblemente, Fuerzas de Seguridad del Estado, bomberos o conductores de los servicios públicos), las embarazadas y todas las personas afectadas por patologías crónicas severas. Entre éstas, se incluyen enfermedades cardiovasculares, respiratorias, como asma o enfermedad pulmonar obstructiva (EPOC), diabetes e insuficiencia renal, así como pacientes inmunodeprimidos. Según los calculos de Sanidad, el número de menores susceptibles de vacunación es de 6,5 millones de personas; el de embarazadas, alrededor de medios millón, y el de enfermos crónicos, de 4,5 millones. La estrategia de vacunación definitiva se consensuará con el resto de los países de la Unión Europea.
Estrategia común
España defiende y seguirá defendiendo una estrategia común de vacunación en la Unión Europea (UE), pero debido a que ya hay un conocimiento suficiente sobre la población a la que más que ataca el virus, se han perfilado los mencionados grupos de riesgo «para introducir -dijo la ministra- un factor de tranquilidad a los ciudadanos». Esto no impedirá al Gobierno estar pendiente, en septiembre u octubre de las recomendaciones de las autoridades sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la UE por si se amplían las poblaciones a las que se suministrará este tratamiento. Por tanto, «todas las personas que necesiten vacuna, por estar incluidas en la población de riesgo, podrán acceder a ella en España», insistió la ministra, al tiempo que anunciaba que el fármaco inmunizador estará disponible en otoño, «al mismo tiempo que el resto de países grandes de la UE».
Jiménez recordó que, a diferencia de lo que ocurre con la gripe estacional, el virus H1N1 no ataca más a las personas mayores sino a los niños, los adolecentes y los adultos jóvenes, en su mayoría de forma leve. No obstante, advirtió de que en el caso de los mayores con patologías de base, la evolución de la enfemedad es más grave.
La titular de Sanidad informó a los diputados de que se han adquirido 37 millones de dosis (más de 15 millones de vacunas), porque se necesitan dos por persona. Además, explicó que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (Cisns) ha ratificado los criterios de adquisión de vacunas que, en su día, adoptó por unanimidad la Comisión de Salud Pública, de modo que las compras realizadas dan cobertura al 40% de la población española. Para atender los criterios de la Comisión de Salud Pública bastaba el 30% de inmunizadores pero el Gobierno ha adquirido un 10% complementario como reseva estratégica.
Eficacia de los antivirales
La ministra habló de la eficiacia de los antivirales, sobre todo si se administran en las primeras 48 horas del inicio de la enfermedad. Comunicó que se habían comprado 5,4 millones más para incrementar la reserva estratégica que es de 15,4 millones de tratamientos. Y se refirió a la campaña informativa dirigida a los ciudadanos, que incorporará «un conjunto de consejos preventivos eficaces».
La responsable de Sanidad envió de nuevo un mensaje tranquilizador, aunque reconoció que el nivel de preocupación ha crecido debido a la proliferación de los contagios y a los fallecimientos. En ese sentido indicó que el contagio es imparable y que los esfuerzos se centran en reducir el impacto «sanitario, social y económico de la pandemia» . Para ello y de acuerdo con los agentes sociales (CEOE, UGT y CC.OO.) el Consejo Interterritorial está ultimando una guía común para las empresas, que será presentada la próxima semana, con el fin de desarrollar planes de contingencia que protejan a los profesionales, aseguren el funcionamiento de las empresas y permitan a éstas recibir información puntual sobre la evolución epidemiológica.
Jiménez anunció también un exhaustivo seguimiento de la enfemedad mediante permanentes reuniones de los órganos pertienentes. «Seguimos en alerta, sin bajar la guardia, trabajando para anticipar nuevos escenarios que, más adelante, nos ayudarán en la toma de decisiones y nos permitirán asegurar una respuesta eficaz». Con todo, «no hay motivos para la alarma social y no hay que cambiar los hábitos de vida». Acerca del eventual retraso del curso escolar, la ministra afirmó: «No ha habido indicación de las autoridades europeas al respecto. Hemos analizado la situación con los consejeros de las comunidades autónomas y con epidemiólogos y hemos llegado a la conclusión de que no es necesario».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es