El Rey inaugura el Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología
El Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología (INL) de Braga fue inaugurado ayer en una ceremonia en la que estuvieron presentes el Rey y los presidentes de Gobierno de España y Portugal. El centro, fruto de la cooperación hispano-portuguesa, está dirigido por el catedrático gallego José Rivas y será la única organización científica en el área de la nanotecnología con un destacado carácter internacional. Un proyecto que en palabras de Su Majestad el Rey, «busca asegurar el mayor progreso de nuestros pueblos y sabe mirar con inteligencia hacia el futuro».
Han pasado menos de cuatro años desde que los Gobiernos de Portugal y España se comprometieran en la cumbre de Évora, celebrada en noviembre de 2005, a la construcción conjunta del INL. En enero del año pasado se puso la primera piedra y desde ayer queda inaugurado un centro que estará en pleno funcionamiento entre 2010 y 2011. Fue una forma de señalar el fin de la construcción del edificio que será poco a poco equipado por los grupos de investigación que se irán creando, entre 30 y 40, de los cuales cinco comenzarán a trabajar este año.
Los dos países han querido mostrar su total apoyo a este proyecto, tal y como quedó patente en una ceremonia en la que se dieron cita el Rey de España; el presidente de la República Portuguesa, Aníbal Cavaco Silva; el presidente de Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero; el Primer Ministro luso, José Sócrates; la ministra española de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, y su homólogo portugués, Mariano Gago.
Compromiso con I+D
Don Juan Carlos recordó que los dos países «estamos demostrando de forma efectiva nuestro compromiso con la I+D en los planos europeo e iberoamericano» en un contexto de crisis económica en el que «la innovación y la educación son dos de las principales llaves para asegurar el mejor futuro de los dos países».
Durante su intervención, Zapatero reconoció estar orgulloso «por tener un centro donde avanzaremos en una de las áreas más fascinantes y con mayor impacto en el futuro». Un proyecto que supone una «manera de crecer económicamente» y «una forma de construir juntos el futuro».
La nanotecnología, o ciencia de lo minúsculo, se destaca por contar con muchas aplicaciones en la fabricación de componentes microscópicos para la industria, la medicina y las telecomunicaciones. «Creemos que con el aporte de todos, podemos presentar a nivel mundial resultados científicos superiores que tengan un impacto en la economía y en la sociedad», explica José Rivas, director general del INL. .
El centro contará con 400 trabajadores de los cuales 200 serán científicos que tendrán como misión dirigir proyectos en cuatro áreas de investigación: nanomedicina, medio ambiente y control alimentario, nanoelectrónica y nanoequipamiento y maquinaria. La inversión prevista para la puesta en marcha del INL asciende a 106 millones de euros y hasta la fecha se han ejecutado 58 millones de euros, de los cuales proceden 36,4 de la parte española. El fondo europeo FEDER financiará 30 millones de euros.
El edificio de investigación cuenta con una superficie construida de 26.000 metros, en el que se incluyen una sala central y aislada de nanofabricación, los laboratorios centrales de alta precisión (vibración controlada y entorno electromagnético para microscopía electrónica y análisis estructural, laboratorio de sonda de exploración, de análisis de superficie e interfaz y resonancia magnética nuclear) y el laboratorio central de bioquímica y biología.

Enviar a:

¿qué es esto?


Facebook ABC.es