Valoración:
Los "marines" se familiarizan entre los riscos de la Sierra Nevada de California con el manejo de burros y mulas, parte de las estrategias alternativas del Pentágono en Afganistán.
Un arma secreta de cuatro patas
Actualizado Domingo, 19-07-09 a las 15:00
En Afganistán, el Pentágono ha intentado toda clase de novedades que abarcan desde el despliegue de antropólogos hasta sofisticadas municiones pasando por los últimos modelos de la robótica castrense. Junto a esos esfuerzos de creativa innovación militar y alardes tecnológicos, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos también están recuperando el uso de burros y mulas, bestias de carga que al final parecen ser la forma más tradicional pero efectiva de llevar la batalla hasta los peñascos ocupados por el enemigo.
Los "marines", como parte de su centro de entrenamiento para combate de montaña situado en la Sierra Nevada de California, imparten cursos de capacitación para el manejo de rucios con fines bélicos en Afganistán. Y es que la Infantería de Marina de Estados Unidos parece tener muy claro el valor estratégico de un buen burro con el instinto natural de discriminar con tres zancadas de anticipación cual es el mejor sendero a seguir para no despeñarse por entre los riscos.
Con la mudanza de las prioridades militares de EE.UU. desde los desiertos y centros urbanos de Irak hasta las montañas de Afganistán, el intensivo curso sobre bestias de carga parece más relevante que nunca. Con ocho convocatorias al año abiertas a "marines", soldados del Ejército de Tierra, comandos de la "Navy" y algunas tropas extranjeras. Alumnos que aprenden con ayuda de cinco burros y una veintena de mulas en unas bucólicas instalaciones situadas dentro del bosque nacional Humboldt-Toiyabe, que el Pentágono empezó a utilizar en 1951 para entrenar a los efectivos destinadas a la guerra de Corea.
Como ya aprendieron con un sangriento precio las tropas de la Unión Soviética durante su invasión de los años ochenta, la moderna maquinaria militar tiene un limitado uso en las escarpadas montañas de Afganistán. Un país con carencia crónica de infraestructura y con grandes altitudes que limitan el uso de vehículos todo-terreno e incluso de helicópteros. A diferencia de mulas y burros que son capaces de transportar por angostos senderos cargas equivalentes a un tercio de su peso, o más.
Según las explicaciones ofrecidas por los instructores a cargo de este curso intensivo de dos semanas -alguno ex jinete de rodeo- aunque el arsenal bélico ha cambiado sustancialmente con el paso del tiempo, los elementos básicos para utilizar bestias de carga -empezando por los arneses- son básicamente los mismos que se utilizaban en los tiempos de Gengis Kan o Alejandro Magno. Como ha indicado el sargento Joe Neal, "es una forma muy primitiva de transportar armas modernas pero funciona".
En el cursillo de California no faltan teóricas sobre nudos y las grandes gestas militares protagonizadas con ayuda de los aliados de cuatro patas. Como es el caso de uno de los más legendarios héroes de los "Marines": el sargento mayor Daniel Daly, que se hizo acreedor en 1915 a su segunda medalla de honor por liderar una columna de rucios y 35 infantes de Marina en combate contra rebeldes "cacos" de Haití.
Las prácticas empiezan con aprender a empacar adecuadamente desde ametralladoras a morteros pasando por misiles Javelin. Además de munición, comida, agua y suministros médicos. También se enseña a transportar heridos o muertos. Además, los instructores trasmiten a sus alumnos un debido respeto por el enemigo, con la advertencia de que los talibanes son montañeros natos capaces de moverse por su terreno mucho más rápido que cualquiera de sus perseguidores.
La historia de estos cursillos en la Sierra Nevada de California se remonta a los ochenta, empezando con agentes de la CIA destinados a respaldar a la resistencia afgana en la lucha contra la ocupación soviética. Se supone que la Agencia Central de Inteligencia llegó a adquirir 10.000 mulas para mantener sus líneas de abastecimiento a los "mujahaidin". Ahora, un burro afgano puede costar menos de cuatro euros. Precio muy barato para multiplicar la fuerza de combate de las tropas del Pentágono.
Nuevo Depósito AZUL 15. 3,25% TAE a 15 meses. iBanesto da más.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Más noticias sobre...
Facebook ABC.es