Jefa de jefes en tierra de hombres
Domingo, 12-07-09
En un país de hombres, Beatriz Paredes ha devuelto al Partido Revolucionario Institucional (PRI) el liderazgo político en México. Con su arrasador triunfo en las legislativas intermedias del pasado domingo, la presidenta nacional del PRI tiene en su mano el futuro político de la nación y el de su primer mandatario, Felipe Calderón, cuando apenas se ha cumplido la mitad del sexenio presidencial.
En estos comicios el PRI y el Verde Ecologista (PVEM) suman 259 de los 500 escaños de la Cámara de Diputados: 138 más que en las elecciones de 2006, consiguiendo su mejor resultado desde que, en el año 2000, Vicente Fox lo desalojara de la residencia oficial de Los Pinos después de 72 años de gobiernos ininterumpidos y autoritarios. Mientras, el oficialista Partido Acción Nacional (PAN, conservador) perdía 64 asientos (de 206 pasa a 142 escaños) y, de paso, la cabeza de su presidente, German Cázarez, que presentó la renuncia tras la debacle en las urnas. El Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda) de Andrés Manuel López Obrador y sus aliados del Partido del Trabajo y Convergencia, se quedaban con 90 legisladores, 70 menos que hace tres años.
Con el viento a favor
Así, el viento parece favorable para el PRI de cara a las presidenciales de 2012: es el primer partido en la Cámara Baja y gobierna en 19 de las 32 entidades federativas. Pero también soplaba en popa en 2003, cuando se convirtió en la primera fuerza parlamentaria, y las luchas entre familias y las rencillas internas relegaron a su candidato, Roberto Madrazo, al tercer puesto en la lucha por la presidencia de la República tres años después.
Y no parece Paredes, veterana militante del partido y de su núcleo duro, el personaje más indicado para la renovación -ajena a dedazos y cazicazgos- de ese dinosaurio.
Enrique Peña Nieto
Un partido donde los clanes se disputan el poder a navajazos traperos y que ya tiene un nuevo y prometedor rostro en el horizonte: el del joven gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, favorito en todas las encuestas entre los posibles «presidenciables».
Beatriz Elena Paredes Rangel nació en Tizatlán (Tlaxcala) en 1953. Licenciada en Sociología por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dio sus primeros pasos en la política con apenas 21 años de edad, cuando fue elegida diputada para el Congreso de su Estado natal. Su posterior currículum público es impresionante: diputada federal -llegando a presidir en tres ocasiones la Cámara de Diputados-, senadora, subsecretaria de la Reforma Agraria...
En 1987 se convertiría en la segunda mujer gobernadora del país (después de Griselda Álvarez). Embajadora de México en Cuba en 1993, un año más tarde ocupa las subsecretarías de Desarrollo Político y de Gobernación (cargo éste que desempeñaría en dos ocasiones más), además de la secretaría general del PRI. Desde 2007 es presidenta del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional.
Paredes, que acostumbra a vestir huipiles y prendas tradicionales mexicanas, ha publicado dos libros: «Con la cabeza descubierta» y «Acaso la palabra». Pero una de sus mayores aficiones es la música (quiso estudiar composición) y llegó a grabar un disco de temas propios: «Algunas composiciones». Afable en el trato, quienes la conocen bien aseguran que puede ser dura e implacable. Para llegar hasta donde ha llegado parece evidente que no basta con repartir sonrisas, calzar huaraches y entonar ritmos tropicales.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es