El programa usa variables sociales del recluso para determinar el riesgo de reincidencia
La Generalitat «medirá» la violencia de los presos con un sistema informático
El violador Alejandro Martínez Singul, el «segundo violador del Eixample», un prototípico caso de reincidencia / ELENA CARRERAS
Publicado Martes, 07-07-09 a las 08:15
De entrada, suena a «Minority Report», pero no es eso. Aunque sí que sirve de ejemplo para demostrar la utilidad de la informática a la hora de crear modelos predictivos que anticipen problemas. En este caso, una conducta violenta —dentro o fuera de la cárcel; sobre él o sobre otros— por parte de un delincuente condenado.
Mediante un sistema informático pionero en España —el «e-Riscanvi»—, los Servicios Penitenciarios de la Generalitat evaluarán por primera vez a todos los presos de las cárceles catalanas —más de 10.000 y cada 6 mese— para determinar el riesgo de que tengan conductas agresivas. Y no sólo los que cumplen condena por delitos violentos.
El nuevo aplicativo informático permite elevar hasta el 75% el índice de fiabilidad de las predicciones, respecto al actual que es de un 67%.
La nueva herramienta responde a una de las recomendaciones de la Comisión para el Estudio de la Reincidencia en los delitos Graves (llamada «Comisión Mena», porque la preside el ex fiscal jefe de Cataluña) creada en 2007 para dar respuesta a la alarma surgida por la excarcelación de presos no rehabilitados, como Alejandro Martínez Singul, el «segundo violador del Eixample». Dicho en bruto, se busca prever un nuevo Singul antes de que su historial hable por sí mismo, aunque ya advirtió ayer la consellera de Justicia, Montserrat Tura: «El «riesgo cero no existe»..
El nuevo sistema informático será útil para orientar los programa de rehabilitación de un recluso dentro de la cárcel o para decidir si le concede o no un permiso o un tercer grado. Porque también evalúa el riesgo de quebrantaniento de condena. Según presumió la consellera de Justicia, Montserrat Tura, el «e-Riscanvi» afinará la fiabilidad de las predicciones porque sistematiza de forma más precisa la información sobre el recluso que ya ahora se pondera y que se obtiene mediante entrevistas con el preso —por parte de los médicos, psicólogos y asistentes sociales que hacen su seguimiento—, a sus familiares y otros datos.
No sabrán más, pues, sino mejor. Así, el programa maneja hasta 43 parámetros, variables, tales como la biografía del recluso, a qué edad delinquió por primera vez, si fue víctima de un delito violento, etc. Al final, clasifica al preso en función de si su riesgo de conducta violenta es alto, bajo o medio. Con todo, al final será uno o varios profesionales quienes ponderen esta información y decida.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es