El estadio de «La Peineta» ya está en obras, aunque no se vean las grúas ni trabajos de demolición. El presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, confirmó ayer en el desayuno informativo que tuvo como protagonista al sueño olímpico y al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, que las obras ya han comenzado y que estarán terminadas en 2013. Cerezo no quiso añadir en ese lugar nada más. Después, el presidente colchonero, en declaraciones a ABC, señalaba que han sido técnicos del club los que ya se han presentado en las instalaciones deportivas para realizar trabajos de mediciones previas a la redacción de los proyectos definitivos de remodelación de este estadio que se convertirá, de ganar Madrid la organización de los Juegos de Verano de 2016, en la principal infraestructura olímpica de la candidatura.
Minutos antes de hablar Cerezo, el alcalde había dicho sobre este mismo asunto que las obras ya habían comenzado, pero se remitía al Atlético de Madrid para dar una fecha de terminación de los trabajos. Sí manifestó que el futuro estadio será «una de las joyas de la corona» de la candidatura olímpica de Madrid, «un estadio formidable que será utilizado por una entidad de la fuerza y el prestigio del Atlético de Madrid».
Los plazos adelantados ayer por Cerezo no permitirían al Atlético estrenar su nuevo campo probablemente hasta la temporada 2013-2014. En el convenio firmado en diciembre de 2008 entre el club rojiblanco y el Ayuntamiento de la capital, se establecía que el club pagaría un máximo de 195 millones de euros más IVA por la ampliación de «La Peineta».
Más capacidad
En lugar de la grada única para 20.000 localidades que hay actualmente, el nuevo estadio tendrá capacidad para 73.700 espectadores. Son los mismos arquitectos que diseñaron el estadio los que ahora están «rehaciéndolo»: Antonio Ortiz y Antonio Cruz. El acuerdo también señalaba que, en el caso de que Madrid sea elegida sede olímpica, el club dejaría de jugar en su nuevo campo a comienzos del año 2016, para acometer las obras necesarias para volver a colocar las pistas de atletismo primero y para retirarlas posteriormente.
Hasta que los Juegos no se celebren, «La Peineta» no será propiedad del Atlético de Madrid: el acuerdo entre ambas instituciones establece que la sede es propiedad municipal para posibles candidaturas madrileñas no sólo en 2016, sino también en 2020 y 2024. Entre tanto, el Atlético recibe el edificio como «cesión administrativa», con todos los derechos de uso.
Operación urbanística
El traslado del Atlético al futuro estadio olímpico permitirá poner en marcha la operación urbanística del ámbito Vicente Calderón-Mahou. Allí, junto al Manzanares, el suelo que ahora ocupa el Calderón, más de 31.000 metros cuadrados, se transformará en su totalidad en una zona verde pública sin ánimo lucrativo y compatible además con algún uso deportivo, que se denominará Parque Atlético de Madrid.
En el terreno actualmente industrial que ocupa la fábrica de Mahou, 61.251 metros cuadrados, se concentrará toda la edificabilidad, 175.000 metros cuadrados que se destinarán a residencial y de los que saldrán los beneficios de la operación, dos tercios para Mahou y uno para el Atlético.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es