La Conferencia Episcopal analiza el proyecto
La Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), que se reúne entre hoy y el jueves, analizará el anteproyecto de ley del aborto aprobado por el Gobierno y el jueves, al finalizar las sesiones, podría hacer público un documento acerca de la reforma diseñada por el Ejecutivo socialista.

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la CEE, Rouco Varela, dijo en la la misa del Corpus Christi que las nuevas legislaciones no consideran el derecho a la vida como un derecho fundamental.
Martes , 16-06-09
El único diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Carlos Salvador, lleva hoy al Pleno del Congreso una moción que insta al Gobierno a aplazar el anteproyecto de ley de plazos del aborto y buscar el máximo consenso posible. Se trata del primer gran debate sobre el aborto en sesión plenaria, que permitirá comprobar qué postura toma cada formación política ante la próxima entrada en el registro del Congreso del proyecto de ley, que permitirá abortar a las adolescentes de 16 años sin conocimiento paterno, según los planes del Gobierno. El proyecto ha provocado un profundo malestar no ya en el principal partido de la oposición, sino también, tal como ha quedado patente en las últimas semanas, en amplios sectores del partido socialista.
En principio, la moción de UPN, consecuencia de la interpelación urgente a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, de la semana pasada, tendrá muy complicado salir adelante, pues ayer por la tarde sólo tenía los votos afirmativos asegurados del Grupo Popular. El Grupo Socialista, pese a la citada división interna que han originado algunos de los puntos más espinosos del anteproyecto de ley, votará como una piña en contra de la iniciativa del diputado navarro. El portavoz socialista, José Antonio Alonso, ya ha advertido que en la cuestión del aborto, como en todas las demás, se impondrá la disciplina de voto y no permitirá ninguna disidencia.
Junto al PSOE, el Grupo de ERC-IU-ICV votará también en contra de la moción, pues aunque discrepan de contenidos concretos de la ley, siempre para pedir más aborto y más libre, lo que se debate hoy es el aplazamiento de la norma, y ahí no tienen ninguna duda. Sólo con los cincos votos de este grupo, más los dos diputados del BNG, los socialistas pueden dar prácticamente por segura su victoria en el marcado electrónico.
Voto nacionalista
La gran duda estaba en lo que haría el Grupo Catalán de CiU y el Grupo Vasco del PNV. Los nacionalistas catalanes mantendrán su posición clásica. No tienen un voto de grupo como tal. Se dividen entre los seis diputados de Convergencia, que tienen libertad de conciencia a la hora de votar, y los cuatro de Unión, que están en contra del aborto. Estos son Duran Lleida, Josep Sánchez Llibre, María Concepció Tarruella y Montserrat Surroca.
Los seis diputados del PNV tuvieron ayer sucesivas reuniones y llamadas telefónicas para determinar su posición. En el partido tienen creada una Comisión jurídico-sanitaria para decidir qué harán el día que llegue al Congreso el proyecto de ley del aborto. En todo caso, tienen claro que será un voto de grupo, aunque en debates anteriores sobre este asunto dejaron libertad de conciencia. Hoy votarán todos a una para rechazar la moción de UPN, salvo cambios de última hora que les hagan abstenerse, según fuentes cercas a la dirección del Grupo Vasco. Los diputados del PNV no son partidarios de retrasar el debate, y se muestran favorables a avanzar en una ley de plazos. «Ha llegado el momento de modificar la ley actual», sostienen.

Enviar a:

¿qué es esto?