Lunes, 15-06-09
Expertos en la lucha antiterrorista creen que el descubrimiento, por parte de la Guardia Civil, de un plan que había diseñado ETA para liberar a dos de sus presos debe servir como advertencia para no rebajar las medidas de seguridad en las cárceles.
Las fuentes consultadas por ABC explican que, sin cuestionar el dispositivo general de seguridad en torno a los centros penitenciarios, sí es cierto que en alguna cárcel el director o algún funcionarios pone ciertas trabas a algunos requerimientos de los agentes de la Guardia Civil, Cuerpo encargado de la protección. En la mayoría de las ocasiones se refieren a las visitas que reciben los reclusos, sobre todo los que están relacionados con bandas terroristas. El propio ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reiteró ayer que el plan descubierto entre la documentación de «Thierry», pese a estar diseñado para haberlo ejecutado en un primer intento en 2007 y, después, en 2008, podría haber sido activado este verano. De ahí que la Guardia Civil hubiera decidido precipitar el operativo.
«Lo intentaron en 2007», recordó, «lo volvieron a intentar en 2008 y de acuerdo con las informaciones de las que se dispone, el plan seguía activo». «Contamos con la información suficiente de que esto se iba a intentar», aseguró Rubalcaba. Asimismo, confirmó que con la fuga ETA no sólo quería recuperar a dos pistoleros, sino también elevar la moral de sus presos.

Enviar a:

¿qué es esto?