Domingo, 14-06-09
Al otro lado de los muros de las prisiones tampoco se respiran aires de libertad. El Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba acaba de denunciar en su informe del primer semestre de 2009 que el Gobierno de Raúl Castro, lejos de emprender una apertura o liberar a los presos políticos, como le reclaman Bruselas y Washington, «continúa encarcelando a disidentes». El grupo que preside Margarito Broche, detenido en la Primavera Negra de 2003 pero bajo licencia extra penal por su salud, asegura que este año se han producido «más de quinientos arrestos políticos contra pacíficos defensores de derechos humanos, opositores, periodistas independientes y sus familiares».
Es la última estrategia represiva de la dictadura cubana: continuas pero breves detenciones, por unas horas o como mucho unos días.
Héctor Palacios sigue grave
Al mismo tiempo, el disidente cubano, bajo licencia extrapenal por motivos de salud, debía haber regresado a España en enero para su control médico (entre otros problemas, lleva dos marcapasos). Pero las autoridades sólo permiten su salida si es para no volver y Palacios, del «Grupo de los 75» excarcelado en 2006, no cambia salud por destierro.

Enviar a:

¿qué es esto?


Facebook ABC.es