Las sedaciones de Leganés retornan a los Juzgados con Montes como acusación
lLamela, entrando al juzgado a declarar FOTO: CHEMA BARROSO
Actualizado Miércoles, 10-06-09 a las 14:20
Las supuestas sedaciones irregulares del Hospital Severo Ochoa de Leganés han vuelto a los juzgados. Ahora, denunciante y denunciado se intercambian los papeles. La magistrada María del Coro Cillán investiga una querella de denuncia falsa y falsedad contra Manuel Lamela, ex consejero de Sanidad, y seis médicos más.
Ésta ha sido interpuesta por Luis Montes, ex coordinador de Urgencias del Severo Ochoa, y el médico Miguel Ángel López Varas. Ambos fueron denunciados e investigados a partir de mayo de 2005 por la Consejería de Sanidad, a cargo de Lamela, a tenor de dos denuncias anónimas que llegaron a este área, donde se acusaba de que las sedaciones en enfermos terminales se producía en dosis elevadas en el Severo Ochoa. Este aspecto se relacionaba con la muerte prematura de, al menos, 400 personas. En enero de 2008, los tribunales cerraron el caso ratificando el sobreseimiento que en junio del año anterior habían determinado.
Ayer, Lamela y los seis médicos que elaboraron un informe -Isidro Álvarez, de la Consejería; Hernán Cortés, del 12 de Octubre; Manuel Gómez Barón, de La Paz; Dolores Crespo, del Ramón y Cajal; Francisco López, del Clínico, y Bartolomé Bonet, del Hospital de Alcorcón- en la Comisión de Evaluación que se alzó para tal efecto, donde concluían que los profesionales del Severo Ochoa incurrían en «mala praxis», prestaron declaración en el salón de actos de los juzgados de Plaza Castilla.
Mientras, un centenar de personas se manifestaban en el exterior mostrando su apoyo a Luis Montes, que también estaba presente. La abogada del anestesista, María Jesús Díaz, expresaba que este proceso «es importante porque se entiende que hay indicios de criminalidad contra estas personas y pretendemos que se sienten en el banquillo». Según la abogada, si se consigue la condena por denuncia falsa y concurso por falsedad de los imputados «implicaría una pena de prisión, de cuatro años aproximadamente».
«Informe para incriminar»
Los denunciantes alegan que los seis médicos que realizaron el informe «manipularon conceptos científicos y elaboraron unas conclusiones predeterminadas». Según los abogados de Montes y Varas «este informe del comité fue el primero que Lamela consiguió para incriminar» a sus clientes. Los anteriores sólo aludían «irregularidades administrativas».
Cuando Lamela salió de declarar ayer, expresó a los medios, apelando a su inocencia: «Resucitad toda la hemeroteca que tenéis porque no voy a decir nada nuevo». La Consejería de Sanidad de la Comunidad recordó ayer a través de un comunicado que la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJM) ha declarado que este Departamento actuó de forma correcta a la hora de investigar las supuestas sedaciones irregulares en el Hospital Severo Ochoa de Leganés a cargo del doctor Luis Montes y parte de su equipo.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es