«Las pequeñas podemos seguir solas; la unión de Caja Duero y Caja España no nos va a aplastar»
Lunes, 01-06-09
M. MARTÍN
PATRICIA GARCÍA ROBLEDO
ÁVILA. Agustín González lleva casi un mes y medio al frente de la Federación Regional de Cajas, a la que llegó marcado por su pública oposición a una posible fusión de las seis entidades financieras de Castilla y León. En este tiempo, Caja Duero y Caja España han anunciado el inicio de negociaciones y se ha pedido insistentemente que tomen ejemplo de ellas Caja de Ávila -que preside el propio González- y Caja Segovia. Sin embargo, Agustín González se mantiene firme en su decisión de dejar a cada entidad que decida acerca de la integración, respeta a aquellas que desean comenzar este proceso y se centra en las gestiones de Madrigal.
-¿Qué balance puede hacer de estos 40 días al frente de la Federación Regional de Cajas?
-Han sido días de intenso trabajo, sobre todo preparando la próxima reunión informal de la Federación que tendrá lugar el día 2 de junio para ir materializando entre todos los posibles acuerdos de la próxima sesión formal. Hay temas pendientes sobre empresas que estamos estudiando desde Madrigal.
-Ha sido llegar a la Presidencia y Caja Duero y Caja España ha abierto un proceso para su integración...
-Les tengo gran respeto. Sus consejos encargaron a los presidentes que hablaran con todas las Cajas; hablamos largo y tendido, y seguimos hablando, porque hay un contacto permanente entre presidentes y directores generales. Fueron Caja Duero y Caja España los que entendieron, por su tamaño más o menos parecido, y me parece muy bien el camino que han iniciado. Creo que puede dar buen fruto, porque ese acuerdo nace desde los consejos, sin plazos, y puede acabar en un matrimonio consumado con todas las garantías de éxito. Hay que ir sin prisa, porque cualquier tropezón en este ámbito sería muy lamentable.
-¿Teme la posición en la que pueden quedar las cajas más pequeñas si se produce esta fusión?
-No quiere decir que las pequeñas tengan menos posibilidades de seguir adelante. Estas cajas están muy sanas, y pueden seguir solas, aunque en ocasiones puedan trabajar juntas y participar en sociedades comunes, lo que también las fortalece. No hay ninguna alarma por que las cajas pequeñas puedan quedar aplastadas por estas dos cajas grandes, a las que deseo éxito.
-¿Existe la posibilidad de que alguna de las cajas pequeñas se sume a la fusión?
-Eso se ha dicho siempre, y ha habido un ofrecimiento, nos informan de por dónde van, y si en algún momento es oportuno, se podría estar con ellos, pero creo que es algo difícil.
-Se han quejado de la presión «política» en torno al proceso de integración de Cajas, pero apostar por una herramienta como Madrigal que los partidos y la Junta han criticado tanto, ¿no es ir a la contra de lo que dice la clase política?
-Madrigal es un vehículo de actividad económica, de ayuda y potenciación a las empresas que puedan entenderse como regionales y que lleva cuatro años dando pasos firmes y ha dado sus frutos, como la potenciación de Tecnoaranda, la adquisición del Grupo Siro, la adquisición de Galerías Primero de Aragón a través del Grupo Árbol, y otra serie de empresas que tiene gran interés. Lo demás ha sido una especie de interés o imposición política que terminó como terminó porque era como una partitura que, al interpretarla, no contaba ni con instrumentos afinados ni con buen director de orquesta.
-¿Cómo afecta ese debate político a las cajas?

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...