La inflación continúa en caída libre. En el mes de mayo, el IPC Armonizado -indicador que se utiliza para comparar el comportamiento de los precios en los distintos países de la UE- reigistró su décima caída consecutiva, en tasa interanual, al situarse en el -0,8%, frente al -0,2% del mes anterior, según el dato adelantado que hizo ayer público el Instituto Nacional de Estadística (INE).
Se trata, además, de la tercera tasa negativa consecutiva que registra el indicador y el Ministerio de Economía augura que el IPC continuará en cifras negativas hasta después del verano.
Explica el Departamento de Elena Salgado que la principal causa de la caída de la inflación es el efecto escalón de los precios del petróleo. El año pasado por estas fechas el barril de crudo Brent superaba los 100 euros, frente a los 62 euros actuales. De hecho, según los cálculos del Ejecutivo, de las seis décimas que se ha reducido el IPC más de la mitad se explican por esta diferencia en los precios del petróleo. También se reducen los precios de los alimentos frescos.
No obstante, la crisis ha provocado un parón del consumo que, a falta de conocer los datos definitivos del INE y el comportamiento de los distintos sectores, se ha traducido también en una moderación de los precios en la mayoría de los componentes de la cesta de la compra.
El debate ahora es si España está o no sumida en un proceso de deflación. El Gobierno es tajante al negar esta posibilidad. La caída de los precios de mayo «no supone un peligro real de deflación» y si se descuenta el efecto del petróleo y de los alimentos frescos, la tasa de inflación sería positiva, argumentó la vicepresidenta económica en declaraciones a la Cadena Ser.
Para el PP, sin embargo, «España está sumida en una deflación muy peligrosa» que, según su portavoz económico, Cristóbal Montoro, «obedece a la caída del consumo y la inversión».
Y es que todo depende de qué se entiende por deflación. Aunque no hay unanimidad al respecto, la mayoría de los economistas la definen como «un proceso generalizado y sostenido de caída de precios» lo que, señalan, todavía no se produce en nuestro país.
No obstante, el BBVA adevierte en su último informe sobre economía global de los riesgos «significativos» de deflación en la zona euro.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...