Batman combate el mal armado con la «senyera»
Viernes, 29-05-09
DAVID MORÁN
BARCELONA. No ha hecho falta instalar una batseñal en la torre de Collserola para que Bruce Wayne se haya deslizado en su traje de murciélago y haya puesto rumbo a Barcelona. Nada de eso: ha bastado con lanzar «el anzuelo Gaudí», en palabras del delegado de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí, y esperar a que DC Comics y el guionista Mark Waid decidieran que había llegado el momento de enviar a Batman a patrullar por La Rambla. «Cuando empezamos a pensar donde ubicar este cómic, estábamos entre Barcelona y Manchester, así que me alegró de haber escogido una ciudad de ganadores», bromeó Jim Lee, prestigioso dibujante y responsable de la portada de «Batman, Barcelona: el caballero del dragón», cómic que se publica hoy de manera simultánea en España, Italia y Estados Unidos. Algo más en serio, Waid señaló la arquitectura como una de los motivos. «Barcelona y Gotham son lugares bastante parecidos, con arquitectura gótica y sitios a los que Batman puede lanzar su cuerda», explicó.
Se trata de la primera ocasión en la que el Caballero Oscuro abandona su hábitat natural, el tenebroso y gótico Gotham, para perseguir el mal en otra ciudad, así que la presentación estuvo rodeado por el halo de los grandes acontecimientos: todos los responsables del proyecto posando en la Casa Batlló ante dos pósters con la portada del volumen y un actor caracterizado de Batman irrumpiendo en medio de la rueda de prensa. Para verlo. Solo faltó el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, encargado de firmar el prólogo de una obra ilustrada por Diego Olmos y coloreada por Marta Martínez.
En «Batman, Barcelona: El caballero dragón», el Señor de la Noche llega a la capital catalana el día de Sant Jordi siguiendo el rastro de Killer Croc, una criatura que se cree ni más ni menos que la reencarnación del dragón de Sant Jordi y que anda por la ciudad creando el caos. A partir de ahí, las imágenes de acción se entrelazan con iconos turísticos como la Casa Batlló, la Sagrada Familia, La Rambla o Canaletes, donde el justiciero se las tiene que ver con los Mossos d´Esquadra.
No faltan tampoco guiños culturales y tradicionales como una mención al Consell de les Arts -«tengo entendido que ahora eres una alta ejecutiva del consejo de las artes», le dice Bruce Wayne a Cristina Llanero, su anfitriona en la ciudad- o esa imagen en la que Batman atraviesa a su enemigo con una lanza en la que ondea la «senyera». Un detalle: en una de las páginas descubrimos que los sótanos del MNAC albergan una suerte de franquicia de la batcueva, así que ¿habrá una segunda entrega de las aventuras barcelonesas de Batman? «No sé si lo queréis aquí de nuevo, ya que si viene es porque algo muy malo está pasando», bromeó Waid.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...