Miércoles, 20-05-09
JOSÉ REYES CALERO
TORRIJOS. El Santísmo Cristo de la Sangre fue nombrado ayer alcalde honorario de Torrijos. Minutos antes de celebrarse la eucaristía concelabrada por los sacerdotes del arciprestazgo y presidida por el vicario cultural de la archidiócesis, César Magán, el alcacalde del municipio, Juan José Gómez-Hidalgo, hizo entrega del bastón de mando al presidente de la hermandad, Valentín Ciruelo, y al párroco, Federico Vega, a los que también les dio un pergamino acreditativo de la resolución aprobada por unanimidad a cargo de la corporación municipal (PP y PSOE).
El emotivo acto fue seguido por varios miles de personas, que se congregaron en la plazuela del Cristo, espacio donde cada año tienen lugar la santa misa. Por parte de la cofradía, le fue entregada una placa al Ayuntamiento.
El oficiante principal, César Magán, persona vinculada por lazos familiares maternos a la vecina localidad de Santa Olalla, recordó en la homilía su presencia hace 22 años en Torrijos como predicador en la novena del Cristo, así como sus posteriores visitas a la Colegiata para administrar algún sacramento. Además, recalcó con énfasis las profundas raíces que Jesús Crucificado, bajo la advocación del Santísimo Cristo de la Sangre, tiene para los torrijeños, que le profesan su fe y veneración, trasmitidas por sus mayores a lo largo de los años.
Con anterioridad, a estos acontecimientos, siguiendo la costumbre, se celebró la ofrenda floral, donde miles de feligreses depositaron claveles blancos y rojos sobre un panel que resaltaban la efeméride del día.
Ya desde las primeras horas del alba, los torrijeños y muchas personas llegadas de municipios limítrofes abarratoron la iglesia del Cristo. Sobre la 6 de la mañana se oficio la primera misa y posteriormente se repitió la eucaristía, a cada hora.
Con el crepúsculo llegó el momento más importante para todo aquel que se siente torrijeño, de nacimiento o adopción: la procesión. El Cristo recorrió las calles de la villa, engalanadas con reposteros eucarísticos y la bandera de España. Bajo los acordes de la banda de música, más de 5.000 personas en silencio imploraron y pideron al «Moreno de Torrijos» protección divina en momento difíciles, como siempre lo han hecho desde hace tres siglos.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...