Sábado, 16-05-09
JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO
MADRID. Hace seis meses y medio que las compañías eléctricas comenzaron a facturar mensualmente los recibos de la luz, en vez de cada dos meses como históricamente se ha hecho en este sector. La medida, fruto de una decisión del ministro de Industria, Miguel Sebastián, provocó un caos sin precedentes tanto en las compañías como en los consumidores, varios miles de los cuales se han quejado de errores en sus recibos. Incluso, algunos gobiernos regionales han obligado a las eléctricas a refacturar los recibos de diciembre y enero.
La polémica ha tenido su principal origen en que la facturación mensual es engañosa, ya que las compañías siguen leyendo los contadores como antes, cada dos meses, y aplican un consumo estimado el mes intermedio. Es decir, leen el contador un mes, al siguiente hacen una facturación estimada y al otro mes vuelven a leer el contador, ajustando así el consumo estimado realizado el mes anterior.
Cuando Industria puso en marcha esta medida no existía una normativa que regulara cómo deben realizar los consumos estimados las eléctricas. Hoy, seis meses y medio después, sigue sin existir esa normativa.
Pero los consumidores pueden estar ya más tranquilos porque el Ministerio de Industria anunció ayer que «el director general de Política Energética y Minas, Jorge Sanz, ha firmado la resolución que establece el procedimiento de facturación con estimación de consumo de energía eléctrica y su regularización con lecturas reales, con la que el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio cumple el compromiso adquirido con las asociaciones de consumidores de aprobar una metodología unívoca de estimación del consumo, un procedimiento claro y preciso para evitar errores o interpretaciones en las facturaciones de la luz».
Se basa en datos históricos
Hay que subrayar que aunque la resolución «será publicada en los próximos días en el Boletín Oficial del Estado, surtirá efectos para las facturaciones realizadas a partir del 1 de noviembre de 2008».
Lo único que se sabe de esa resolución es que «elimina la discrecionalidad en el cálculo de las estimaciones al basarse en los datos históricos de cada cliente. Asimismo, en caso de rescisión o cambio de contrato se determinará el consumo real a esa fecha y se procederá a la liquidación correspondiente. La puesta en práctica de este nuevo sistema requerirá por parte de las empresas distribuidoras de una comunicación individualizada por cliente que se incluirá en la factura».
Hace dos meses, y ante el tremendo lío que se creó en el sector con los errores en las facturas mensuales, la Comisión Nacional de Energía (CNE) abrió un expediente informativo en el que señalaba algunos criterios para realizar la facturación estimada de los consumos de luz.
Incluso, apuntaba que cuando el usuario haya pagado de más, la compañía eléctrica debe devolver el dinero en un plazo máximo de tres días.

Enviar a:

¿qué es esto?