Sábado, 16-05-09
RAMIRO VILLAPADIERNA
CORRESPONSAL
BERLIN. La locomotora europea no sólo se ha parado, sino que retrocede a razón de un 1% mensual desde hace un semestre, la peor recesión desde las ruinas de 1945. Ayer se supo que la economía alemana ha perdido un 3,8% en el primer trimestre, tras dejarse un 2,2% en el último de 2008.
El desempleo, sin embargo se mantiene practicamente estable en el 8,6% y, mientras los analistas se rascan la cabeza, algunos países miran con indisimulada envidia, entre ellos Estados Unidos. Después de que el paro se desbordase y la economía tocase fondo, tras la primera legislatura de los socialdemócratas, reformas radicales del mercado laboral parecen hallarse tras la estabilidad actual.
El primer trimestre ha sido más brutal de lo esperado, según la Oficina Federal de Estadística en Wiesbaden. La tercera economía del mundo se ha contraído un 6,7% en el último año, la caída de las exportaciones en marzo en un 16%, respecto al año previo, marca un declive en la Eurozona; en casa, el tradicional empujón al empleo de primavera sólo ha creado en esta ocasión mil nuevos puestos, pero eso es un record comparado con los miles destruídos a diario en Europa.
La furia sindical y de la nueva izquierda contra el programa de reformas Agenda 2010, lanzado finalmente en el último año del canciller Schröder y desarrollado luego por la gran coalición de Merkel, se ha apagado ante la realidad. El comentarista económico Rolf Wenkel recuerda en televisión que a seguido, de 2005 a 2007, Alemania redujo su paro en un 22%; pese a la recesión flagrante, a finales de 2008 Alemania todavía seguía creando empleo, logrando incluso acabar el año por debajo de la barrera simbólica de los tres millones de parados.
Pero Alemania, como campeona mundial de la exportación, se está viendo más lastrada de lo esperado por la crisis global. El déficit fiscal sigue siendo extraordinario, el ministro de Hacienda ya avisa de un desfase de 50.000 millones, frente al record histórico de 40.000 millones en 1996, pero aún en 2010 aquél se duplicará hasta los 90.000 millones postergando cualquier posibilidad de retornar a los ajustes marcados por el tratado de Maastricht.
Lo interesante para los analistas es que el mercado laboral ha adquirido una mayor flexibilidad; tras las reformas llamadas Hartz, el país europeo tradicionalmente con más puestos sin cubrir, bajaba primero de un 12,7% a un 7,1% en poco más de dos años, y pese a la debacle económica el mercado laboral está resistiendo. Las eternas ayudas al desempleo habían logrado convertirse en un modo de vida que impedía el reciclaje profesional y tampoco las empresas veían incentivos en la formación y recalificación de sus trabajadores. Ahora es la propia oficina de empleo la primera interesada en ofrecer cursos y recolocar a sus parados. También el gobierno ha subvencionado un tercio de los sueldos durante el reciclaje y, según el Instituto de Investigación del Empleo, los trabajadores nuevamente formados tienden a conservar su puesto cuando expira la ayuda.
Durante la crisis, algunos sectores como la automoción están trabajando menos horas, los jóvenes solteros han visto reducir sus horas y salarios hasta un 60% por el bien de conservar los puestos y lo visible es que, en tanto no empeoren las cosas, la reforma ha devuelto un mercado laboral menos sujeto a las grandes choques económicos y que, además, ha reducido su lastre sobre el erario público en un 27%.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...