Actualizado Jueves, 14-05-09 a las 11:42
La Administración Obama, con un anuncio que se podría materializar en breve, tiene previsto reanudar el sistema de juicios militares especiales establecido por el anterior de gobierno de Estados Unidos para procesar a los presuntos terroristas extranjeros internados en la prisión de Guantánamo. Para evitar renovadas críticas y retos judiciales, se espera que el sistema aplicado incluya mayores garantías procesales.
De acuerdo a las filtraciones que circulan por Washington, las nuevas regulaciones de las llamadas "comisiones militares" impedirán el uso de evidencias obtenidas a través de los interrogatorios coercitivos autorizados por la Administración Bush. También se esperan criterios más estrictos para aceptar testimonios incriminadores y una mayor libertad para que los procesados elijan a sus abogados defensores.
Las comisiones militares no forman parte del sistema judicial de Estados Unidos, tanto en la esfera civil como en la castrense. Y de hecho, la última vez que fueron utilizadas antes del 11-S fue durante la Segunda Guerra Mundial para enjuiciar a saboteadores alemanes. Para su resurrección, la Administración Bush defendió la necesidad de proteger información confidencial en tiempos de guerra.
En una de sus primeras decisiones al llegar a la Casa Blanca, junto al compromiso de cerrar Guantánamo, Barack Obama solicitó una suspensión de 120 días para estos juicios militares especiales. Plazo que se cumplirá el próximo 20 de mayo. Durante la campaña presidencial, Obama llegó a calificar los procesamientos de Guantánamo como un "enorme fracaso".
De acuerdo a los planes atribuidos al nuevo gobierno de Estados Unidos, se podría solicitar una suspensión adicional de noventa días. Y después, reanudar estos procesamientos probablemente en bases militares situadas dentro del territorio estadounidense. Este calendario permitiría cumplir con el requisito de notificar al Legislativo federal con dos meses de anticipación sobre cualquier cambio de estos juicios especiales.
Activistas y grupos de derechos humanos no han esperado para calificar la anticipada decisión de Obama como un error que va a seguir desprestigiando la imagen de la Justicia de Estados Unidos en el mundo. Con promesas de recursos adicionales para que estos casos sean finalmente juzgados por tribunales federales regulares.
Desde la inauguración de la prisión extrajudicial de Guantánamo en enero del 2002, solamente 3 de un total de 779 detenidos han sido sometidos a juicio por delitos de terrorismo. Dentro de un sistema que en su versión inicial fue desautorizado por el Tribunal Supremo en el 2006 y que ha generado toda clase de retos legales y querellas.
La Casa Blanca también ha dejado saber que se opondrá a la divulgación de 44 nuevas fotos relacionadas con abusos perpetrados por personal de Estados Unidos en Irak y Afganistán. Esas fotografías, exigidas por la Unión Americana de Libertades Civiles, han sido calificadas como un peligro adicional para las tropas del Pentágono todavía desplegadas en esos frentes.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...