Las Edades del Hombre miran en Soria hacia su «Paisaje Interior»
HERAS Una de las obras que se puede ver en Soria
Martes, 12-05-09
La Concatedral de San Pedro de Soria acoge hoy la inauguración de una nueva exposición de Las Edades del Hombre poniéndose así el broche de oro a un recorrido con el que esta fundación ha llevado el extenso y variado arte sacro de Castilla y León a las diferentes sedes episcopales de la Comunidad y también a ciudades extranjeras como Amberes o Nueva York.
Bajo el título «Paisaje Interior», esta nueva edición, la decimocuarta, quiere evocar la espiritualidad de las gentes que han vivido en estas tierras: «Todas las personas tienen una cultura, una fe, que tiene que ver con sus vivencias, sus devociones», explicó ayer el comisario de la exposición, Juan Carlos Atienza, para quien esta muestra se acercar de alguna forma a los valores que han marcado la vida de los cristianos de la Diócesis de Osma-Soria.
Para ello, la exposición cuenta con dos partes diferenciadas. La primera ocupa las naves de la Concatedral de San Pedro, restaurada para la ocasión. La segunda gira en torno al claustro -«un gran desconocido», apunta Atienza-, y sirve tanto para presentarle como para mostrar algunos de los principales detalles del románico soriano y piezas medievales. El recorrido concluye con un epílogo que por primera vez en Las Edades ofrece una mirada retrospectiva a las anteriores exposiciones. Con este espacio, que incluye 14 obras significativas -una por cada una de las exposiciones-, se ha querido homenajear a los anteriores montajes de un proyecto al que Atienza no le auguró un temprano final. «Las Edades no se van a quedar mudas porque es algo que nos está reclamando la gente. Estoy seguro de que el patrimonio seguirá hablando», respondió.
En total, la Concatedral de Soria muestra 208 obras de patrimonio religioso, que a lo largo del recorrido expositivo son apoyadas por imágenes del paisaje de la provincia y fragmentos de poetas que en algún momento de sus vidas estuvieron vinculados a Soria tales como Antonio Machado, Gerardo Diego o Gustavo Adolfo Bécquer.
Nada más cruzar el umbral de la portada dedicada a San Pedro se puede contemplar un frontal del altar de Osona (del siglo XIII) y un lienzo del pintor valenciano Joaquín Sorolla que representa un paisaje de Soria, dos piezas que fueron seleccionadas con el objetivo de servir de «engarce» entre la anterior exposición de Ponferrada y la que hoy se inaugura en Soria. Forman parte del primer capítulo, «Sembradores de la fe», en cuyo montaje domina el color dorado, que simboliza la siembra. La implantación de la fe y su presencia en la vida cotidiana marca el segundo capítulo, donde destaca el coro mudéjar de la iglesia de San Esteban de Masegoso, del siglo XIII, que sorprende por su policromía, recuperada para la ocasión. La virgen y los santos son los protagonistas del tercer capítulo que lleva a Soria las tablas valencianas del antiguo retablo mayor de la Catedral del Burgo de Osma procedentes del Museo Frederic Marés de Barcelona, así como una serie de relicarios de iglesias de la provincia (entre ellas, la del Monasterio de la Purísima Concepción de Berlanga de Duero) que se exponen por primera vez.
«Bajo el signo de la cruz», -con una Piedad anónima de un «sorprendente dramatismo» y un Cristo Yacente de Gregorio Fernández como principales piezas- y «Caminando en esperanza» -con los retablos de San Nicolás o de San Miguel de la propia Concatedral- son los títulos del cuarto y quinto capítulo que cierran la primera parte de la exposición antes de llegar al claustro (segunda parte) que, como una «biblia en piedra», muestra a través de piezas románicas las diferentes escenas de la vida de Cristo.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...