Hallan indicios de presencia humana en Alcolea de Tajo hace 1 millón de años
Viernes, 08-05-09
M. M.
TOLEDO. El equipo de investigación del yacimiento achelense de Puente Pino (Alcolea de Tajo) ha encontrado claros indicios de presencia humana en la cuenca del Tajo de hace un millón de años. Se trata de restos de talla y algún posible utensilio de piedra localizados en depósitos (sedimentos) muy antiguos del río Tajo y de alguno de sus afluentes o tributarios.
Esos elementos se encontraban mezclados con la grava y la arena de antiguos cauces y llanuras de inundación (vegas), a una altura de unos 70 a 100 m de los cursos fluviales actuales y, por lo general, a una distancia considerable de los mismos.
Para dar con ellos ha sido necesario realizar prospecciones muy intensivas de los depósitos, en las que se ha invertido muchas horas, analizando detenidamente la grava (cantos rodados) expuesta (a la vista) en los cortes de graveras o carreteras para reconocer en ella las piezas con huellas de talla antrópica. «Es como buscar una aguja en un pajar», manifiesta el director de la investigaciones, Juan Rodríguez de Tembleque.
Dispersados y alterados
El número reducido de piezas documentadas parece indicar, según el arqueólogo, que antes de 400.000 años aproximadamente la densidad humana en la Península Ibérica era muy baja, con lo cual los restos generados por las actividades de los grupos humanos y que se han conservado hasta nuestros días han sido escasos.
Además, explica Rodríguez de Tembleque, los restos habrían sido dispersados y alterados al ser canalizados y arrastrados por las corrientes de agua de los ríos durante las avenidas y el consiguiente desbordamiento de los mismos, ya que los grupos humanos frecuentaron sus márgenes en busca de agua, comida y materia prima para la elaboración de sus utensilios.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...