Crisol escribe su epílogo y cierra sus últimas tres librerías
ÁNGEL DE ANTONIO La librería Crisol, situada en Juan Bravo, fue la primera en abrir y la última en echar el cierre
Jueves, 30-04-09
«La decisión ha sido difícil y dolorosa». Así confirmaba ayer un portavoz de la empresa Prisa a ABC el cierre de las tres tiendas de la cadena de librerías Crisol que aún permanecían abiertas. Las tres en Madrid (Juan Bravo, Paseo de la Castellana y López de Hoyos). Eran los últimos testigos de un negocio pionero, los espacios multiculturales que además de vender libros, música y cine, servían de plataforma para la presentación y promoción de escritores, a través de la firma de libros, tertulias y conferencias. Actos muchas veces festivos como los celebrados los domingos por la mañana (abría todos los días de la semana) en la tienda de la calle Juan Bravo, la primera en abrir y la última en echar el cierre, donde se acompañaba la cultura con una copa de cava.
El grupo Santillana, promotor de la iniciativa, comunicaba ayer, a través de un comunicado, su decisión de cerrar las librerías «para centrarse en su principal negocio editorial, con el propósito de mejorar sus márgenes operativos y, por tanto, sus resultados económicos».
Entre las causas que han provocado este cese definitivo -en los últimos cinco años se habían ido cerrando espacios de manera «progresiva»- señalan «la desaceleración económica actual, la reorientación, o casi desaparición, de los negocios de la música y vídeo», así como «la permanente caída del consumo en estos últimos meses».
«Ha habido grandes cambios en el sector, como la mayor venta en grandes superficies o la expansión de otros espacios como la Casa del libro, o el establecimiento en España de Fnac», argumentaban desde Prisa. «La foto ahora es muy distinta a los inicios de Crisol en 1987», matiza.
Diecisiete tiendas
Entonces, Crisol se convirtió en un lugar de encuentro con una oferta diversa. Su apogeo llegó a mediados de los 90, cuando alcanzaron las 17 tiendas abiertas: 14 en España (Barcelona, Sevilla, Valencia y Madrid), dos en Buenos Aires y una en Lima. La oferta se dividía al 50% entre libros y música; sin embargo, debido al cambio de distribución de ésta -«a través de internet»-, en los últimos años se convirtió en algo testimonial en sus estanterías. En la actualidad, Crisol daba trabajo a 67 personas.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...