Lunes, 27-04-09
PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL
WASHINGTON. Las autoridades federales de Estados Unidos declararon ayer domingo una emergencia de salud pública al confirmarse una veintena de casos de gripe porcina en California, Texas, Nueva York, Ohio y Kansas. Medida basada en la certeza epidemiológica de que ya es demasiado tarde para contener el virulento brote con epicentro en México.
Ocho estudiantes
Altos cargos de la Administración Obama han insistido en que todos los casos confirmados hasta el momento, incluidos ocho estudiantes de un instituto de bachillerato en Nueva York, no están resultando tan graves como los de México, donde ochenta personas han perdido la vida desde la segunda semana de abril. Esta diferencia de letalidad a ambos lados de la frontera del río Grande constituye por ahora un misterio médico.
En un intento de llamar la atención del público pero sin provocar alarmas innecesarias, el Gobierno estadounidense ha comparado su declaración de emergencia con los preparativos y avisos habituales, por ejemplo, ante la llegada de un huracán. No obstante, la decisión gubernamental implica dedicar toda una serie de recursos para el diagnostico, tratamiento y prevención de la gripe porcina.
Janet Napolitano, titular del Departamento de Seguridad Interior, ha indicado que la declaración de una emergencia no supone la aplicación de cuarentenas generalizadas, lo que correspondería a autoridades locales y estatales. Hasta mañana martes no se espera que la Organización Mundial de la Salud se plantee una grave declaración de pandemia.
La ministra Napolitano ha confirmado que el Gobierno federal se dispone a liberar el equivalente a un 25 por ciento de sus reservas estratégicas de antivirales, el equivalente a doce millones de dosis del fármaco Tamiflu producido por la compañía Roche.
De todos los casos detectados en Estados Unidos -con afectados entre los 9 a 50 años de edad- solamente una persona ha requerido de cuidados hospitalarios. Aunque las autoridades sanitarias esperan que se acumulen cuadros más graves ante la rápida propagación de este brote.
«Vigilancia pasiva»
A partir de ahora, Estados Unidos piensa aplicar medidas de «vigilancia pasiva» sobre los viajeros que entran a su territorio procedente de México, con instrucciones de aislar a cualquiera que presente síntomas activos. Pero sin descartarse la posibilidad de aplicar medidas más agresivas. Con todo, los especialistas sanitarios de Estados Unidos esperan que el número de contagios se multiplique. Según ha indicado Richard Besser, director en funciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, «conforme buscamos más casos, los encontramos». A su juicio, «nos vamos a encontrar un mayor espectro de la enfermedad y con el tiempo vamos a ver casos más graves en este país».
La gripe porcina, una variación del virus de la influenza, es una enfermedad respiratoria normalmente asociada con cerdos. Pero el gran riesgo que representa esa enfermedad se encuentra en su trasmisión de persona a persona.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...